AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Teodoro Baró en AlbaLearning

Vida galante
(Revista semanal ilustrada)

"El tuerto ciego"

(Revistas licenciosas)


 
 
[ Descargar archivo mp3 ] 10:14
 
Música: Clementi - Sonatina Op.36 No.1 in C major - 2: Andante
 

El tuerto ciego

REVISTAS

"Caras y Caretas"

Como usted lo diga
El abogado de la colonia
Entre la vida y la historia
El beso de la monja
La Navidad del extranjero
 

"Flirt"

Agua-fuerte de hoy
El confesor confesado
El diablo confesor de monjas
El disfraz inaudito
El sacristán y la cortesana
El senor de Magaz
El vampiro
Fray Damián y sus devotas
La amante de Santiago
La condesa Marina
La chula de Amaniel
La idea salvadora
La mano de mármol
La moral bien analizada
La nueva psicología del amor 1
La nueva psicología del amor 2
La que envejeció tres veces
La vestal
Las astillas
Los pecados sin perdón
Los recién casados y los bandidos
Madama Falansteria
Petición de manor
Por qué engañan los hombres a las mujeres. Para variar
Por qué engañan los hombres a las mujeres. Por bonitas
Por qué engañan los hombres a las mujeres. Por feas
No hay que pervertir los números
Senos. Las criadas
Senos. Senos de viuda
Una mala mujer
Una recompensa bien ganada
y apaleado...Confesiones de un paje
 

"La Diana"

El organillo de la muerte
 

"La esfera"

Una aventura de amor
 

"París alegre"

El zapato blanco
 

"Vida galante"

El tuerto ciego
El paraiso rehusado
LE PUEDE INTERESAR
 

El caballero de la Garza Real se quedó tuerto en un fiero combate. Por la hermosura sin par de una dama, hubo sus dimes y diretes entre el hidalgo susodicho y otro no menos terne ni aficionado á rendir pleito homenaje a las damas de belleza y de alcurnia. En campo abierto, embrazados, los escudos, con los lanzones en ristre y montados sobre briosos corceles, encontráronse los dos galanes y de su descomunal pelea resultó con un ojo huero el paladín de la Garza Real.

Pero antaño, como ogaño, las penas pasaban lo mismo que las alegrías, con rápido vuelo, y el herido acabó por resignarse con su desgracia y hasta llegó a persuadirse de que todo aquello no había sido nada. Volvió de nuevo el señor de la Garza Real á sus empresas amorosas y tuvo la fortuna de ser correspondido por la dulce Blanca, virgen de pelo rubio y cutis trasparente, que en una tarde primaveral apacible y serena como la conciencia de un niño, escuchó con agrados los apasionados requiebros de aquel infanzón destinado, por la desgracia, a no ver el mundo más que por un agujero.

Con pompa inusitada se celebró la boda de don Germán de los Gerifalteros, más conocido por su título de caballero de la Garza Real, y doña Blanca de la Rocamora, doncella de singular nobleza y donaire. Pasaron las fiestas, durante las cuales hubo torneos que no costó á los justadores la pérdida de ningún órgano importante; y cuando se extinguieron los ecos de los alegres cantares y hasta el último fulgor de las luminarias, quedáronse en el solitario castillo doña Blanca y don Germán, gozando las dulzuras de su luna de amor.

* * *

Pasó el tiempo y sucedió que estando tranquilamente en su morada don Germán, vinieron a decirle que un pelotón de hijos de Mahoma merodeaba por las cercanías. Era preciso aprestar la mesnada e imponer castigo a los infieles. Sonó el clarín, despertando los ecos de las sierras vecinas; mozos y hombres hechos y derechos se apercibieron al combate, y don Germán, armado de punta en blanco y montando un potro de pura sangre cordobesa, salió al frente de las huestes para gloria de la Cruz y en defensa de su señorío.

Desde lo alto de la torre feudal vio doña Blanca perderse a lo lejos el ejercito de su dueño. ¡Qué tristeza tan grande tuvo la hermosea castellana! ¡Se habían interrumpido, Dios sabía hasta cuando, los dulces coloquios sostenidos en la callada noche bajo el fulgor pálido y tembloroso de las estrellas!... Quedaba sola en la mansión señorial, echando de menos la grata compañía del esposo...

No obstante, poco a poco fue acostumbrándose al aislamiento. Cierto que las gangosas dueñas y las doncellitas de cámara la aburrían, pero en cambio recibía con mucho agasajo los obsequios de Roldanuelo, un paje decidor y vivaracho, dejado en el castillo para guardia y custodia de doña Blanca.

Roldanuelo sabía de corrido muchas y muy entretenidas leyendas de moros y cristianos, con las cuales regalaba los oídos de su señora; y tanto se aficionó ésta a los cuentos, que consintió en recibir en su dormitorio al gallardo y avisado conversador que de tan ingeniosa manera la divertía.

Entre tanto, el caballero de la Garza Real había dispersado a los feroces muslines y puesto a su empresa feliz y honroso coronamiento, y regresaba á su castillo al frente de sus huestes vencedoras: pero su impaciencia por ver a doña Blanca era tal, que puso acicatea a su cabalgadura y se adelantó a todos corriendo a campo atraviesa como alma que el demonio se lleva.

El filo de la media noche era cuando don Germán llegó al pie de la muralla. El guardador del puente levadizo reconoció a su dueño y señor y le dio franca entrada. Ya en el patio, las dueñas, enteradas también de que el señor volvía, abrieron las puertas.... Don Germán subió escaleras, atravesó pasillos, volando, porque el amor tiene alas, y llegó a la cámara donde, soñando con él, estaría doña Blanca.

Aquella noche, como las anteriores, el paje dormía en el camarín de doña Blanca, y con el embeleso de las narraciones ni ella ni el gentil servidor advirtieron la alarma del castillo. De pronto se estremecieron oyendo golpes en la puerta de la estancia y la voz del caballero de la Garza Real, que decía:

—Abrid, doña Blanca, que viene vuestro esposo con ansia de abrazaros.

—Esperad, esperad—contestó ella.

Era preciso buscar una industria para que el paje saliese sin ser visto de su señor y sin que hubiese explicaciones enojosas.

Pasaron unos instantes; cubrió sus desnudeces la esposa, dio instrucciones rápidas al galán para que se ocultase hasta que fuera llegado el momento de huir, y después de avivar la lámpara que junto al lecho ardía, abrió la puerta y don Germán entró.

— ¡Señora de mi alma!

—¡Caballero de mi corazón!.... Mas, esperad; acabo de tener una revelación. Un ángel se me ha aparecido diciéndome:

—Tu esposo ha triunfado de los infieles....

—Verdad, alma mía.

—Y además, en premio, el Señor le ha concedido que vea por el ojo tuerto.

—Eso, no.... no.... que yo sepa.

—Probemos. Cerrad el ojo sano, así.... Y doña Blanca le puso su suave manecita sóbrelos párpados, preguntando:

—¿No veis nada, mi bien?

—Nada veo.

—Fijaos, porque el ángel lo aseguró.

—Os repito que no veo nada.

—iPor el cielo, que esperéis un poco

—Juro que sólo tinieblas percibo.

... Entre tanto, y bajo las propias barbas del caballero de la Garza Real, salió de la cámara el pajecillo Roldanuelo.

 

(Atribuido a Luis Xl.—Siglo XV.)

 

Extraído de la revista "Vida galante" (Barcelona, 20 de Noviembre de 1898)

Bibioteca Nacional de España. Revistas licenciosas

Inicio
     
 

Revistas

Literatura erótica

Cuentos de amor

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)