AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Alfonso Hernández Catá en AlbaLearning

René Maizeroy

"El zapato blanco"

Biografía de René Maizeroy en Wikipedia

 
 

[ Descargar archivo mp3 ]

 
Música: Falla - El Sombrero de Tres Picos - 4: Danse du Corregidor
 

El zapato blanco

OBRAS DEL AUTOR
Español
El primer pecado
El zapato blanco

ESCRITORES FRANCESES

Alphonse Daudet
Alejandro Dumas
Alfred de Musset
Antoine de Saint Exupéry
Anatole France
Arthur Rimbaud
Catulle Mendes
Charles Baudelaire
Charles Nodier
Charles Perrault
Colette, Sidonie Gabrielle
Émile Zola
François de la Rochefoucauld
Frédéric Mistral
George Sand
Honoré de Balzac
Jean de la Fontaine
Jules Renard
Guillaume Apollinaire
Guy de Maupassant
Marqués de Sade
Remy de Gourmont
René Descartes
René Maizeroy
Reverdy, Pierre
Verne, Julio
Victor Hugo
Voltaire

 

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de Amor
Literatura Erótica
Prensa y revistas
Textos Bilingües
 

Creo que nevaba. Los vagos ruidos de la calle apenas turbaban el silencio. No parecia sino que estuviésemos en el campo, durante las plácidas noches de otoño en que también duermen las hojas de las arboledas. Habíamos charlado, charlado interminablemente tomado el thé. Friolera, Maggy se apelotonaba ante el fuego de la chimenea, al suave resplandor amarillo de la lámpara, parecian más rubios sus cabellos.

Miró maquinalmente el péndulo. Las agujas iban señalar media noche.

- ¡Ah, qué malo eres! - murmuró-. Has hecho que olvidase la misa del gallo.

Y apoyando en mi hombro su gentil cabeza, cerrados los párpados como si intentase renovar la impresión de un viejo ensueño, repuso lentamente:

-¿Te acuerdas, el año pasado, cuando hubimos de interrumpir nuestras confidencias en el canapé rojo, para acompanar a mamá al oficio?

¡Si me acordaba yo!... y de la iglesia invadida de sombra, y de las viejas devotas leyendo sus plegarias con el cabo de vela encendido en la mano! Sentámonos en un rincón obscuro. Las sillas bajas se tocaban. Sentiala contra mí, algo estremecida bajo sus pieles, más dueño ella en medio de la muchedumbre. Los órganos salmodiaban a la sordina añejos motetes, los villancicos oidos en la ninez, de frescura pastoral conmovedora. Y como si hubiésemos vagado solos entre las olmedas de un parque, aplicábamos amorosas palabras a aquella música ingenua y repetiamos la única oración que nos era familiar...

***

Maggy levantóse suspirando.

- ¿Dónde está la cena de Noche Buena que aquel dia me prometiste para esta noche? ¡Ah, ya no piensas en ella!

No supe qué responder. Estaba acostada la servidumbre. Reinaba en la casa quietud completa.

- ¡Y si pusiésemos nosotros mismos el cubierto!

Corrimos al comedor. Extendimos el mantel en la mesa, colocamos los platos. Y huroneando a la ventura, chanceándonos, derribando tazas y copas, desvalijamos el armario. Salió un tarro de foie-gras, bananas, melocotones en almibar, y en el fondo, en el mismo fondo, apareció una botella de champagne, coronada con su casco de oro.

Gozosa en extremo, Maggy palmoteó.

- ¡Maridito, maridito! Vamos a chisparnos!

¡Oh qué cena exquisita! ¡Oh paz profunda, en la que sólo vibraba su voz argentina al suave calor del nido amado..., desparramados los cubiertos como para una comidita de munecas, tocándose ambos platos...

Nos abrazábamos más que comíamos. De pronto advertimos la falta de copas. Mi adorada Maggy, vivaracha lista¡ quitóse uno de sus zapatos de raso blanco, lo llenó de champagne y ofreciómelo...

¡Y unimos nuestros labios para vaciarlo juntos!

Los dorados rizos de su frente jugueteaban por ella trazando como una aureola de rayos de sol. Sus ojos tenían transparencias de agua misteriosa, que en la serena noche refieja fulgores de estrellas.

Sentóse en mis rodillas y enlazó mi cuello con sus brazos mórbidos

- ¡Te amo, te amo! exclamó apasionadamente¡ ¡y nunca dejaré de amarte!

Y entre besos locos, mordia yo sus labios, repitiendo:

-¡Te amo, te amo!... ¡a nadie amé, ni puedo amar sino ti!...

***

Adorado zapatito blanco, ayer te hallé entre amarillentas esquelas residuos de amor olvidados, y mis labios se apoyaron devota, dolorosamente en tu ajada seda como en una reliquia, ¡una reliquia que ha conservado algo de la felicidad desvanecida!

 

Publicado en la revista "París alegre" el 1 de julio de 1902

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos de Amor

Literatura Erótica

Revistas Licenciosas

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)