AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Saturnino Calleja Fernández en AlbaLearning

Saturnino Calleja Fernández

"Un joven afortunado"

Biografía de Saturnino Calleja Fernández en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ] 12:49
 
Música: Dvorak - Piano Trio No. 2 in G minor, Op. 26 (B.56) - 3: Scherzo: Presto
 

Un joven afortunado

OBRAS DEL AUTOR
El caballero del cisne
La cruz del diablo
Historia de Antoñito o un niño modelo
Perfidia y perdón
Un joven afortunado

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos y Leyendas Populares
Cuentos de Navidad
Misterio y Terror
Poesía

En una aldea nació un niño de pie, por lo cual dijo una hechicera que tendría mucha fortuna y se casaría con la hija del rey.

Pasó el rey por el pueblo y preguntó si ocurría algo de nuevo, y le contestaron que el nacimiento del niño, noticia que le incomodó, y dijo a los padres del niño:

— Dadme el recién nacido y yo le cuidaré.

Los padres se negaron; pero el rey insistió, y los padres dijeron:

— El niño ha nacido de pie, y todo le saldrá bien.

El rey colocó al niño en una caja y le arrojó al río. Pero la caja, en vez de irse al fondo, comenzó a flotar; la corriente la arrastró hasta un molino; el molinero y su mujer, que no tenían hijos, trataron muy bien al muchachito.

Al cabo de años el rey entró en el molino y preguntó al molinero si era suyo aquel joven.

— No, señor; lo encontré en el río, metido en una caja.

El rey recordó entonces que era el niño que había nacido de pie.

— Buenas gentes — les dijo, — necesito que este joven lleve una carta a la reina.

En la carta decía a la reina que mandase matar al dador.

El muchacho se puso en camino con la carta; pero se extravió, y llegó a un bosque donde había una casita pequeña y medio arruinada en que halló a una vieja sentada cerca de la lumbre, que le preguntó:

— ¿Qué vienes a buscar aquí?

— Llevo una carta a la reina. Me he perdido en el camino, y deseo pasar la noche aquí.

— Mira que esta casa es una cueva de ladrones, y si te encuentran aquí te matarán.

— Yo no tengo miedo — dijo el joven, — y, además, estoy tan cansado que no puedo continuar.

Y se echó sobre un banco y se durmió. Cuando llegaron los ladrones les dijo la vieja:

— Este pobre muchacho se ha perdido en el bosque; como venía tan rendido, me ha dado lástima. Lleva una carta para la reina.

Los ladrones vieron que la carta contenía la orden de dar muerte al portador, y el capitán la rompió, y escribió otra en que decía a la reina que tan pronto como la recibiese casara a la joven princesa con el dador.

El joven entregó la carta a la reina, y las bodas se celebraron con gran magnificencia; la hija del rey estaba muy contenta, porque el muchacho era bueno y amable.

Pocos meses después regresó el rey, y vio que se había cumplido la predicción de la hechicera.

Llenándose de ira porque le habían cambiado la carta, dijo al joven:

— ¡Esto no puede quedar así! Anda, tráeme tres pelos de la cabeza del diablo, y entonces podrás vivir con la princesa.

Al mandarle esto el rey, creía que no volvería más.

— Yo no tengo miedo a nada — dijo el joven: — buscaré los tres pelos del diablo.

Llegó a una ciudad, y el centinela le preguntó por qué la fuente del mercado, que daba siempre vino, se había secado.

— A mi regreso os lo diré.

Y andando llegó delante de otra ciudad; el centinela le preguntó por qué el árbol que antes daba manzanas de oro se había secado.

— A mi regreso os lo diré.

Mucho más lejos llegó delante de un río que no sabía cómo atravesar. A poco se le acercó un barquero, que le preguntó si había de permanecer siempre en aquel punto.

— Espera un poco: te lo diré a mi regreso.

Al otro lado del río halló la boca del infierno, que era muy negra. El diablo no se hallaba en su habitación; pero sí el ama de llaves, la cual estaba sentada en un sillón grande haciendo calceta.

— ¿Qué deseas? — le preguntó.

— Necesito tres pelos de la cabeza del diablo.

— Mucho has pedido — le dijo; — sin embargo, me agradas, y voy a ayudarte.

Y, convirtiéndole en hormiga, le ocultó entre los pliegues de su vestido.

— Necesito, además, saber tres cosas: por qué una fuente que manaba siempre vino no mana ya; y por qué un árbol que daba manzanas de oro se ha se ha secado; y por qué cierto barquero permanece en su puesto sin ser relevado.

— Ya oirás lo que diga el diablo cuando le arranque los pelos.

— ¡Aquí huele a carne humana! — dijo el diablo al entrar en su casa.

— ¡Tú siempre estás oliendo a carne humana! ¡Vamos; siéntate y calla!

En cuanto cenó el diablo puso la cabeza sobre las rodillas de la vieja y le dijo que le espulgase; no tardó en dormirse, y la vieja le arrancó un pelo.

— ¿Qué haces? — dijo el diablo.

— He tenido un mal sueño y te he tirado de los pelos.

— ¿Qué has soñado? — preguntó el diablo, que es muy curioso.

— He soñado que la fuente de un mercado que manaba siempre vino se ha secado.

— Sí; — dijo el diablo; — hay un sapo debajo de una piedra: si le matan, volverá a manar vino.

Volvió a dormirse el diablo, y la vieja le arrancó el segundo pelo.

— ¡Voto va! ¿Qué haces? — exclamó el diablo encolerizado.

— Soñaba que en cierto país hay un árbol que daba manzanas de oro, y ahora no tiene hojas.

— Sí; — dijo el diablo; — hay un ratón que muerde la raíz: si le matan, el árbol volverá a producir manzanas de oro.

Volvió a dormirse, y ¡adiós el tercer pelo!

El diablo se enfureció; pero ella le engañó diciéndole:

— Soñaba con un barquero que se queja de que nadie le reemplace.

— Pues que ponga el remo en la mano al primero que pase el río, y éste servirá ya de barquero.

Cuando el diablo salió de casa, cogió la vieja a la hormiga y devolvió al joven su forma humana.

— Aquí tienes los tres pelos — le dijo. — ¿Has oído las respuestas?

— No las olvidaré. ¡Gracias!

— Pues ya puedes regresar a tu país.

Se despidió de la hechicera contento de su buena fortuna.

Al llegar donde estaba el barquero, le dijo:

— Al primero que venga a pasar el río, ponle el remo en la mano.

Llegó a la ciudad donde estaba el árbol seco y dijo al centinela:

— Mata el ratón que roe las raíces, y el árbol dará manzanas.

En agradecimiento entregó al joven dos asnos cargados de oro.

Llegó a la ciudad cuya fuente estaba seca y dijo al centinela:

— En la fuente, bajo la piedra, hay un sapo: matadle y correrá el vino.

El centinela le regaló otros dos asnos cargados de plata.

El joven llegó a palacio y entregó los tres pelos del diablo al rey; éste quedó satisfecho con los asnos y el dinero y le dijo:

— Vive con tu esposa. Pero, ¿de dónde has sacado tanto dinero?

— Lo he recogido en la orilla opuesta de un río que he pasado.

— ¿Podría yo coger otro tanto? — le preguntó el rey.

— Y mucho más — le respondió el joven.

El avaro monarca se puso en camino y, al llegar al río, hizo señal al barquero para que le pasase. El barquero le hizo entrar, y apenas llegaron al otro lado le puso el remo en la mano y saltó afuera. El rey quedó de barquero en castigo de su maldad y avaricia, y debe de seguir siéndolo todavía.

Este cuento demuestra, no que quien nazca de pie haya de ser afortunado, pues esto es superstición, sino que, al joven humilde y que confía en la divina Providencia, le salen bien todas las cosas, porque se conforma y quiere cuanto le sucede, por creer que viene de la mano de Dios.

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos Infantiles y Juveniles

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)