AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Cuentos y Leyendas Populares en AlbaLearning

Cuentos y Leyendas Populares

"La leyenda del amor"

China

 

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Brahms - Three Violín Sonatas - Sonata N 3 - Op. 108
 
La leyenda del amor
CUENTOS Y LEYENDAS POPULARES
A cada uno su respuesta
Blancanina y la reina mora
Dos pesadillas
Egle, la reina de las áspides
El agua amarila
El aguinaldo
El alfiletero de la anjana
El alma del cura
El ángel de los niños
El cantero
El celemín de trigo
El ciervo escondido
El chico y los frailes
El chivito
El diamante
El espejo de Matsuyama
El hombre del saco
El labrador que había cambiado las lindes
El malentendido
El jinete sin cabeza
El oro y las ratas
El paisajista
El poder de la experiencia
El pollito y la mazorquita del Rey de Oro
El príncipe Tomas
El rey lagarto
El sapo y el ratón
El tesoro perdido
El tordo, la paloma y el zorro
Juan bobo
La aguja orgullosa
La belleza de la vida
La carreta sin bueyes
La casa encantada
La cazadora de mariposas
La cegua
La flor del contueso
La infantita que fue convertida en almendro
La leyenda de Bamako
La légende de Bamako
La leyenda de la morera
La llorona (Mexico)
La llorona (Costa Rica)
La misa de las ánimas
La muerte de un hijo
La muñeca de dulce
La niña de los tres maridos
La palomita de la patita de cera
La pastora que se convirtió en zarina
La princesa encantada
La viejecita y el curandero
Las semillas de la discordia
Las tres preguntas
Las tres naranjitas
Los dos jorobados
Los ladrones arrepentidos
Los siete conejos blancos
Los tres cerditos y el lobo
Los viejecitos de la cueva
Periquillo
Por qué el mono congo grita tan fuerte
Quiénes serían?
Será para bien
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos infantiles y juveniles
Cuentos de Navidad
Fábulas
 

Un día, cuando el Dios de los dioses se sintió satisfecho de su obra y quiso descansar sobre su trono, asentado en la bóveda celeste, antes de hacerlo dirigió una mirada a la tierra donde en un oasis magnífico y sobre espléndido lecho de fiores, dormía una mujer hermosa sobre toda ponderación, y con gracias tales y tantas, que a haberla podido contemplar un mortal, hubiérase sentido deslumbrado, absorto el espíritu y en suspenso los sentidos.

El Dios de los dioses, al mirar a tan divina criatura, sonrió satisfecbo: era su obra y se recreaba en ella.

-Nada le falta, -se dijo, y de nuevo se puso a contemplarla con delicia.

De improviso, y a medida que más resplandecía de maravillosa hermosura el rostro de la mujer, se obscureció el del Gran Ser, como si el Dios de los dioses agitase una idea gigantesca.

-Su cuerpo es perfecto con todas las perfecciones- añadió luego; - su alma es más bella que su cuerpo; sus sentidos completan su belleza física y espiritual, y, 221sin embargo, a esa criatura le falta algo... esa criatura tal como es y existe, vivirá siempre poco menos que en eterno sueño, porque vivirá sin goces y sin sufrimiento; no conocerá lo que es dolor, pero tampoco conocerá el placer; su existencia, esa vida que yo le he infundido con mi poderoso aliento, de poco le servirá, resultará casi estéril, y mi obra predilecta, la obra en que yo más me recreo, habrá quedado incompleta. ... ¡Oh! sí, le fa lta algo.

Otra vez el Dios de los dioses quedóse pensativo, buscando forma a su idea grandiosa.

Pero fue por breve tiempo: una sonrisa que iluminaba como todos los soles juntos, brilló en su augusta faz: -¡Ah, sí, le faltaba algo! ¡Le faltaba el amor! Desde ahora, el amor será la vida de la vida.

Y con su poder infinito, haciendo uso de su omnipotencia, en un solo instante, mucho más breve que los instantes del tiempo, creó otro ser hermoso, le dió forma, le dotó de alma, le dotó de belleza e infundió en sus sentidos una sensibilidad exquisita.

Luego le mostró el oasis, y poniéndole en posesión de él, le hizo ver y admirar a la hermosa mujer que sería su compañera y con él dueña de aquel edén incomparable.

El nuevo ser se contempló a sí mismo y se encontró lleno de perfecciones extraordinarias; se movió agitando sus miembros y los encontró vigorosos y flexibles; un calor intenso, pero dulce, se extendía por sus venas; su pecho se dilataba a impulsos de un afán irresistible; su corazón latía fuertemente, mientras que, impulsado por una atracción poderosa, dirigía su vista a su compañera, que, no lejos de él, dormía envuelta en luz y resplandores y exhalando aromas que embriagaban.

Dirigió sus pasos hacia la radiante criatura, se acercó a ella, se inclinó y se puso a contemplarla con delicia, con ansiedad, tembloroso, extendiendo las manos que, por fin, tocaron aquel cuerpo que resplandecía doblemente a medida que sentía su contacto.

Se aproximó aún más, se arrodilló... recorrió, palpando con fuerza y deleite aquellas soberbias formas, se estremeció violentamente y comenzó a gemir.

La mujer se despertó, abrió dulce y lentamente los ojos y cuando junto a ella, en aquella actitud de adoración, sintiéndola, vió a aquel ser desconocido que tanto se le asemejaba, no se sorprendió; antes bien, como si le esperara o su presencia respondiese a la realidad de un sueño, momentos antes saboreado, se puso a su vez a contemplar a su compañero con celestial sonnrisan, con éxtasis, con amor, incorporándose suavemente, tendiéndole los brazos que buscaban otros brazos, y ofreciéndole la fresca boca, que buscaba otra boca donde beber el licor de la dicha.

También la hermosa mujer gimió, y también empezó a tocar anhelante y con sin igual placer las turgentes formas de su compañero. Este, acercando sus labios gruesos y húmedos a su oreja que parecía de nácar y rosa, murmuró una palabra; ella, posando su boca en la de su compañero, le imprimió un beso de fuego.

Los dos gimieron de nuevo; luego desfallecieron; por fin, se unieron, refundiendo en una aquellas dos existencias que, desde entonces, caminarían juntas.

*

Entretanto, el oasis se inundaba de luz más brillante, se oían armonías embelesadoras y el Dios de los dioses, completada ya su obra, descansaba sobre su altísimo y divino trono, enviando a la tierra una sonrisa de satisfacción

TEN-HIAN.

Inicio
     
 

Índice

Cuentos de amor

Erótica

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)