AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Cuentos y Leyendas Populares en AlbaLearning

Cuentos y Leyendas Populares

"El príncipe Tomás"

España

 

 
 
 
[ Descargar archivo mp3 ] 14:55
 
 
 
El príncipe Tomás
CUENTOS Y LEYENDAS POPULARES
A cada uno su respuesta
Blancanina y la reina mora
Dos pesadillas
Egle, la reina de las áspides
El agua amarila
El aguinaldo
El alfiletero de la anjana
El alma del cura
El ángel de los niños
El cantero
El celemín de trigo
El ciervo escondido
El chico y los frailes
El chivito
El diamante
El espejo de Matsuyama
El hombre del saco
El labrador que había cambiado las lindes
El malentendido
El jinete sin cabeza
El oro y las ratas
El paisajista
El poder de la experiencia
El pollito y la mazorquita del Rey de Oro
El príncipe Tomas
El rey lagarto
El sapo y el ratón
El tesoro perdido
El tordo, la paloma y el zorro
Juan bobo
La aguja orgullosa
La belleza de la vida
La carreta sin bueyes
La casa encantada
La cazadora de mariposas
La cegua
La flor del contueso
La infantita que fue convertida en almendro
La leyenda de Bamako
La légende de Bamako
La leyenda de la morera
La llorona (Mexico)
La llorona (Costa Rica)
La misa de las ánimas
La muerte de un hijo
La muñeca de dulce
La niña de los tres maridos
La palomita de la patita de cera
La pastora que se convirtió en zarina
La princesa encantada
La viejecita y el curandero
Las semillas de la discordia
Las tres preguntas
Las tres naranjitas
Los dos jorobados
Los ladrones arrepentidos
Los siete conejos blancos
Los tres cerditos y el lobo
Los viejecitos de la cueva
Periquillo
Por qué el mono congo grita tan fuerte
Quiénes serían?
Será para bien
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos infantiles y juveniles
Cuentos de Navidad
Fábulas
 

Había un rey que tenía un hijo con catorce años recién cumplidos y ambos tenían la costumbre de ir cada tarde hasta los jardines de un palacio que se encontraba en estado de abandono. En esos jardines había una hermosa fuente donde ambos solían sentarse un buen rato antes de emprender el camino de vuelta. La gente del lugar decía que el palacio estaba habitado por tres brujas que eran hermanas y que se llamaban Blanca, Rosa y Celeste, pero ellos nunca las vieron en todas las veces que fueron por allí.

Una tarde el rey cogió de la fuente una rosa bellísima, cuyos pétalos parecían de terciopelo, y se la llevó a la reina.

A la reina le gustó tanto el regalo que decidió guardar la rosa en una cajita de madera que dejó en la habitación que antecedía a la alcoba de los reyes.

A medianoche, cuando los reyes dormían, despertaron al oír una voz que decía:

-¡Ábreme, rey!

El rey se incorporó sorprendido en el lecho y le preguntó a la reina, que dormía a su lado:

-¿Has dicho algo?

-Yo, no -contestó la reina.

-Pues me pareció que me llamabas -dijo el rey, y volvió a dormirse. Al poco rato el rey escuchó otra vez:

-¡Ábreme, rey!

Conque se levantó y luego de dar vueltas por la alcoba se fue a la habitación delantera y abrió la caja de madera donde estaba la rosa, pues de allí era de donde salían las voces.

Al abrir la caja, la rosa, que era la misma bruja Rosa del palacio abandonado, empezó a crecer hasta transformarse en una princesa y le dijo al rey que tenía que casarse con ella y matar a la reina.

-Eso no lo puedo hacer -dijo el rey.

-Pues lo harás -dijo la bruja- o morirás. Dentro de una hora.

El rey no quería matar a la reina por nada del mundo, así que la cogió en brazos y la escondió en un sótano remoto del palacio. La reina, que se vio encerrada allí, empezó a rezar a san José pensando que el rey se había vuelto loco y, entretanto, el rey regresó a su alcoba.

A la mañana siguiente de este suceso, el príncipe Tomás se levantó y entró, como tenía por costumbre, en la alcoba de sus padres para darles los buenos días, pero en cuanto vio a la mujer que dormía junto a su padre, dijo:

-¡Ésta no es mi madre!

Y la mujer se enderezó en el lecho y le gritó:

-¡Calla o morirás!

Luego la bruja se levantó y anunció a todos los criados del palacio que ella era la reina Rosa y que mandaría matar a todo aquel que no la obedeciera.

Tomás se escapó por el palacio, apesadumbrado y sin saber qué hacer, y cuando caminaba por los sótanos escuchó unos lamentos que le parecieron de su madre. Entonces buscó sirviéndose del oído y, al rato, dio con el sótano remoto donde su madre estaba encerrada; Tomás vio que no podía abrirle la puerta pero prometió que le llevaría comida y ella le prometió que le encomendaría en sus oraciones a san José, del que era devota.

Entretanto, todo el mundo en el palacio vivía atemorizado por la reina Rosa.

Un día, la bruja empezó a pensar que tenía que deshacerse del príncipe Tomás y le mandó llamar.

-¡Tomás! -le dijo-. Ve a traerme agua de la fuente de los jardines del palacio abandonado.

El príncipe Tomás no tuvo más remedio que obedecer y, cogiendo un jarro, se puso en camino a la fuente. Y en el camino le salió al paso un anciano que dijo:

-Tomás, sé lo que te han mandado hacer y escúchame bien: coge el agua de la fuente sin detenerte ni apearte del caballo y no vuelvas la vista atrás cuando oigas que te llaman.

Llegó Tomás a la fuente, llenó el jarro sin bajar del caballo y, como le había dicho el viejo, oyó dos voces de mujer que le llamaban, pero no les hizo caso y, sin detener su caballo, volvió grupas y regresó a palacio.

La reina Rosa se extrañó mucho de verle aparecer, pero inmediatamente le envió de nuevo a la fuente para que le trajera tres limones de los que crecían junto a ella. Y Tomás emprendió de nuevo el camino y de nuevo le volvió a salir al paso el anciano, que le dijo esta vez:

-Coge los tres limones sin detener el caballo ni hacer caso de las voces que te llamen.

Así lo hizo y volvió a palacio con los tres limones.

Y la reina, al verle, se puso furiosa y le dijo:

-¡Qué son estos limones que me traes, si te dije que trajeras naranjas! ¡Vuelve ahora mismo a la fuente y no vengas sin ellas!

Otra vez volvió a suceder como en las dos ocasiones anteriores y el anciano le dijo que cogiera las naranjas a la carrera. Conque volvió con las naranjas y la reina, desesperada con él, le echó del palacio.

Tomás bajó entonces al sótano remoto a despedirse de su madre, dejó encargo a una criada fiel de que le llevara regularmente agua y comida y se marchó a recorrer el mundo.

Echó a andar camino adelante y, cuando llevaba un buen tiempo andando, le salió al paso el anciano de las otras veces y le dijo que atendiera a sus consejos porque se disponía a ayudarle. Como primera medida, el anciano le convirtió en un ángel y después le dijo:

-Ahora vamos a ir al palacio abandonado de las brujas; allí encontraremos a dos mujeres que me dirán que te deje con ellas para enseñarte el palacio; son Blanca y Celeste, las dos hermanas de la reina Rosa. Tú me dirás: «¡Papá, déjame!», y yo te dejaré con ellas; te enseñarán todo el palacio menos una habitación; tú porfía para que te la dejen ver y, una vez dentro, actúa como te parezca mejor.

Llegaron al palacio y sucedió como le había dicho el anciano. Le enseñaron todo excepto una habitación.

Tomás insistió en que le gustaría verla y ellas le dijeron que dentro no había nada de interés y que además era muy tarde y tenían que ocuparse de un joven llamado Tomás que habría de venir y al que debían colgar de un árbol. Pero insistió tanto y con tantos argumentos el muchacho convertido en ángel, que al fin le franquearon la entrada y vio que la habitación estaba toda ella cubierta de paños negros; en el centro se encontraba una mesa sobre la que lucían tres grandes velas encendidas, y eso era todo lo que había. El príncipe Tomás preguntó a las dos mujeres qué hacían allí aquellas velas y le dijo Celeste:

-Esta vela es la de mi vida, y la siguiente es la de la vida de mi hermana Blanca y la última, la de la vida de mi hermana Rosa, que ahora es reina. Cuando se apaguen estas velas se apagarán nuestras vidas.

Entonces Tomás apagó de un soplo las dos primeras velas y allí murieron Blanca y Celeste. Cogió luego la tercera vela y salió del palacio, donde le esperaba el anciano, que le dijo:

-Has hecho lo que yo esperaba que hicieras. Ahora vámonos al palacio de tu padre. Has de saber que yo soy san José, a quien reza tu madre y a cuyas súplicas he acudido para ayudarte.

Volvieron, pues, al palacio y el príncipe Tomás pidió que llamaran a su padre. Cuando le vio, dijo:

-Padre, ¿qué vida prefiere usted, la de mi madre o la de la reina Rosa?

El rey contestó:

-Yo quiero la de tu madre.

-Pues déle usted un soplo a esta vela -dijo Tomás mostrándole la tercera vela.

El rey se acercó presuroso a la vela y sopló fuertemente y la reina Rosa murió inmediatamente sin exhalar un quejido.

Después, el rey y Tomás bajaron al sótano remoto donde el rey la había escondido, para liberar a la reina, pues ya podía salir a la luz, y los tres se abrazaron y todo el reino se alegró de la muerte de las tres brujas, muy especialmente de la de la reina Rosa, que era la que más daño les había hecho de las tres. Luego buscaron por todo el palacio al anciano para darle las gracias, pero san José había desaparecido sin que nadie pudiera dar cuenta de él.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Inicio
     
 

Índice

Cuentos Infantiles y Juveniles

Fábulas

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)