AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Cuentos y Leyendas Populares en AlbaLearning

Cuentos y Leyendas Populares

"La muerte de un hijo"

India

 

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Brahms - Three Violín Sonatas - Sonata N 3 - Op. 108
 
La muerte de un hijo
CUENTOS Y LEYENDAS POPULARES
A cada uno su respuesta
Blancanina y la reina mora
Dos pesadillas
Egle, la reina de las áspides
El agua amarila
El aguinaldo
El alfiletero de la anjana
El alma del cura
El ángel de los niños
El cantero
El celemín de trigo
El ciervo escondido
El chico y los frailes
El chivito
El diamante
El dragón
El espejo de Matsuyama
El hombre del saco
El labrador que había cambiado las lindes
El león y el hombre
El malentendido
El jinete sin cabeza
El oro y las ratas
El paisajista
El poder de la experiencia
El pollito y la mazorquita del Rey de Oro
El príncipe Tomas
El rey lagarto
El sapo y el ratón
El tesoro perdido
El tordo, la paloma y el zorro
Juan bobo
La aguja orgullosa
La belleza de la vida
La carreta sin bueyes
La casa encantada
La cazadora de mariposas
La cegua
La flor del contueso
La fuente de la juventud
La infantita que fue convertida en almendro
La leyenda de Bamako
La légende de Bamako
La leyenda de la morera
La llorona (Mexico)
La llorona (Costa Rica)
La misa de las ánimas
La muerte de un hijo
La muñeca de dulce
La niña de los tres maridos
La palomita de la patita de cera
La pastora que se convirtió en zarina
La princesa encantada
La viejecita y el curandero
Las cerezas del rey
Las semillas de la discordia
Las tres preguntas
Las tres naranjitas
Los dos jorobados
Los ladrones arrepentidos
Los siete conejos blancos
Los tres cerditos y el lobo
Los viejecitos de la cueva
Periquillo
Por qué el mono congo grita tan fuerte
Quiénes serían?
Será para bien
Más cuentos y leyendas....( 75 cuentos)
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos infantiles y juveniles
Cuentos de Navidad
Fábulas
 

Desarata declara que la pérdida que sufre es un castigo

(Del Ramayana)

Un día, cuando ias lluvias refrescaron la tierra e hicieron que mi corazón se hinchiese de gozo; cuando el sol estival hubo pasado en dirección al Sur, después de abrasar con sus ardientes rayos la tostada tierra; cuando refrigerantes brisas ahuyentaron el calor, y aparecieron gratas nubes; cuando las ranas y los pavoncillos se recreaban y el ciervo parecía embriagado de alegría y todos los seres alados choorreaban agua como si estuvieran anegados, despojándose de su empapado plumaje en las capas de los árboles agitados por los vientos y furiosos chubascos cubrían las montañas ba sta que parecían líquidos promontorios y corrían furiosos torrentes de agua por sus vertientes sembradas de piedras sueltas enrojecidas por el mineral hasta tomar los tintes del alba, y serpenteando en su rápido curso; entonces yo, en aquella estación encantadora, anhelando respirar el puro ambiente, lancéme al campo armado de arco y flechas, en busca do caza, por si la casualidad me deparaba, a las rnárgenes del río, alggún elefante, búfalo u otra fiera que acudiese a apagar su sed. Luego, al obscurecer, oí el glú-glú del agua y rápidamente preparé mi arco, y apuntando en dirección al ruido, disparé la saeta. Llegó a mis oídos un grito de agudo dolor lanzado desde aquel sitio; oyóse una voz humana y el hijo de un pobre ermitaño cayó atravesado y desangrándose junto a la corriente.

- ¡Ah! ¿por qué motivo yo, hijo de un inofensivo ermitaño he sido herido? Aquí, a este arroyo solitario vine al obscurecer a llenar de agua mi cántaro. ¿Quién me ha herido? ¿A quién he ofendido? ¡Oh! Duéleme no por mí ni por mi suerte; duéleme por mis paddrres, ancianos y ciegos que perecerán después de mi muerte. ¡Ay! ¿Cuál será el fin de mis amados progenitores, de quienes era yo guía y sostén? Esta saeta armada de lengüetas ha atravesado mi corazón y el suyo.

Al oir estas voces lastimeras, yo, Dasarata, que no hice jamás daño a ninguna criatura humana vieja o joven, quedé mudo de terror; el arco y las flechas cayeron de mis manos insensibles y me acerqué a aquel sitio horrorizado; allí desmayado, vi al inocente niño del ermitaño tendido en la margen, ensangrentado y retorciéndose en las convulsiones de la agonía, desgreñada la undosa cabellera, y un cántaro roto á sus pies. Quedéme petrificado y sin poder articular una palabra. Fijó en mí sus dulces ojos, y luego, como queriendo que sus palabras se filtrasen hasta lo más recóndito de mi alma, dijo :

- ¿Acaso te he inferido algún dailo ¡oh monarca! que tu mano cruel me ha dado muerte, a mí, hijo de un pobre ermitaño nacido en las selvas? Con una sola saeta has herido a un padre, a una madre y a un niño; mis padres están en casa aguardando mi regreso y alimentarán esta esperanza largo tiempo.

- Vete a ver a mi padre y cuéntale mi desdicha, si su temible maldición no te consume como la llama devora al agostado bosque. ¡Pero antes, por piedad, arráncame el dardo que atraviesa mi corazón y detén la sangre como las márgenes del río detionen el ímpetu de la corriente!

El niño calló y sus ojos se abrieron y cerraron varias veces, y en su agonía retorcíase horriblemente. Entonces saqué la saeta suavemente del costado del pobre niño.

Enloquecido casi por aquel espantoso crimen, cometido inconscientemente, comencé a meditar en los medios para repararlo en cuanto me fuese posible.

Luego, dirigí mis pasos hacia la ermita.

Vi en ella a sus padres, ancianos y ciegos, como dos pajarillos sio alas, desamparados y aguardando el regreso del hijo querido, y para distraer su aburrimiento conversaban tiernamente acerca de él.

Bien pronto oyeron ruido de pisadas y el buen anciano dijo con temblorosa voz:

- ¿Por qué tardase tanto, hijo mío? Vamos; danos a beber un poco de agua. Haste olvidado de nosotros allá en el río; haste entretenido; vén, porque tu madre se aflige por su hijo. Si ella, o yo te hemos disgustado alguna vez o te hemos dirigido alguna frase dura, piensa en el deber de perdonar; olvídala. Tú eres ¿Pero por qué callas? ¡Habla! Enlazada contigo está la vida de tus padres.

El anciano calló y yo me quedé paralizado, basta que por fin hice un esfuerzo sobrehumano y con voz temblorosa embargada por la emoción, dije:

-Piadoso y noble ermitaño : yo no soy tu hijo; soy el rey. Andaba errante por la margen del rlo, armado de arco y flechas, en busca. de caza, y herí a tu hijo involuntariamente. No debo narrarte lo demás. Perdóname.

Al oir mis palabras despiadadas, participándole su desventura, quedóse estático un momento; luego, lanzando profundo suspiro y con el rostro bañado por mortal sudor habló y lentamente dijo:

- Si no hubieses venido tú mismo a referirme tu horrorosa historia, el peso de tu culpa te hubiera triturado la cabeza en diez mil fragmentos. Esta desgracia la has causado inconscientemento, ¡oh rey! pues de otra suerte no habría clemencia para ti y toda la raza de los Ragavas hubiera perecido. Condúcenos allí, y por ensangrentado que esté, e inanimado, hemos de mirar a nuestro hijo y abrazarlo por la última vez.

Luego, los dos ancianos, llorando amargamente, llegaron al sitio donde yacía el pobre niflo y cayeron de rodillas.

Al sentir su contacto, una conmoción intensísima apoderóse del padre, que exclamó :

- Hijo mío, ¿no tienes para mí una sola palabra de consuelo? ¿No me conoces? ¿Por qué yaces aquí, en tierra? ¿Hante ofendido? ¿O ya no soy amado por ti, hijo mío?

Vé ahí a tu madre. Tú fuiste siempre bondadoso y obediente. ¿Por qué no me abrazas? Pronuncia una palabra de ternura. ¿A quién oiré leer ahora el sagrado Sastra durante las primeras horas de la mañana? ¿Quién me traerá ahora las raíces y las frutas que me alimentaban como á un huésped amado? ¿Cómo, débil y ciego, podré yo ser el sostén de tu anciana madre que tanto se afligía por su hijo? Aguarda, no te vayas aún a la mansión de la Muerte; quédate con tu madre un día más; mañana nos iremos juntos contigo hacia el temible camino. Solos y abandonados, y tristes, sin nuestro hijo y sin protector en las selvas, pronto partiremos ambos para la mansión del Rey de la Muerte.

Y llorando amargamente, rogó el responso prescrito por los ritos. Luego, volviéndose humildemente hacia mí, me dirigió estas palabras:

-No tenía más que un hijo y tú me dejaste sin él. Ahora, hiere al padre. No me quejaré de mi muerte. Pero sea tu galardón que la amargura por la pérdida de un hijo te lleve un día a la tumba.

Inicio
     
 

Índice

Cuentos de amor

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)