AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |



alarcon en albalearning

Pedro Antonio de Alarcón

"El amigo de la muerte"

XI: Eclipse de luna

Biografía de Pedro Antonio de Alarcón en AlbaLearning
 
 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Barber - "Hesitation Tango" Op. 28, no.5
 

El amigo de la muerte

OBRAS DEL AUTOR
Biografía:
Biografía breve
Novelas cortas:
El amigo de la muerte
El ángel de la guarda
El año en Spitzberg
El extranjero
El libro talonario
La buena ventura
La Comendadora
La mujer alta
Las dos glorias
Cuentos. Cosas que fueron:
El año nuevo
Cartas a mis muertos
La nochebuena del poeta
Si yo tuviera cien millones
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos de Navidad
Humor
Misterio y Terror
No ficción
<< 11 >>

 

XI

Eclipse de luna

Después de tantos años de soledad y pena, después de tantas horas de fúnebres visiones, ¡él, EL AMIGO DE LA MUERTE, contemplábase engolfado en un océano de vida, en un mundo de iuz, de esperanza, de felicidad!

¿Qué había de decir, qué había de pensar el desventurado, si todavía no acertaba a creer que existía, que aquella mujer era Elena, que él era su esnoso, que ambos habían escapado a las garras de la Muerte?

-¡Habla, Elena mía!... ¡dímeío todo!-exclamó a! cabo Gil Gil, cuando ya se hubo puesto el so! y ios pájaros interrumpieron e! silencio.-¡Habla, bien mío!...

Entonces le contó Elena todo lo que había pensado y sentido durante aquellos tres últimos años; su pena cuando dejó de ver a Gil Gil; su desesperación ái marchar a Francia: cómo lo divisó, al partir, a la puerta de su palacio: cómo el duque de Monteclaro se había opuesto a este amor, de que le enteró ia condesa de Rionuevo; cómo gozó al encontrarlo en el atrio de San Millán hacía tres días; cuánto sufrió al verlo caer herido por la terrible frase de la condesa... ¡Todo... todo se lo contó... porque todo había aumentado su cariño, lejos de entibiarlo!

Caía la noche... y, a medida que se espesaban sus tinieblas, calmábase la secreta angustia que turbaba la dicha de Gil Gil.

-¡Oh!-pensaba el joven atrayendo a Elena sobre su corazón-. La Muerte ha perdido mi rastro, y no sabe dónde me encuentro... ¡No vendrá aquí, no!... ¡Nuestro amor inmortal la ahuyentaría! ¿Qué había de hacer la Muerte a nuestro lado? ¡Ven, ven, noche nebulosa, y envuélvenos en tu negro velo! ¡Ven, aunque hayas de durar siempre!... ¡Ven, aunque el dia de mañana no amanezca nunca!

-Tiemblas... Gi!!...-balbuceó Elena-. ¡Lloras!...

-¡Esposa mía -murmuró el joven-; ¡mi bien!... ¡mi cielo!, ¡lloro de felicidad!

Dijo, y, cogiendo en sus manos ia hechicera cabeza de la desposada, fijó en sus ojos una mirada intensa, delirante, loca.

Un hondo y abrasador suspiro, un grito de embriagadora pasión, se confundió entre los labios de Gil y de Elena.

-¡Amor mío!- tartamudearon los dos en el delirio de aquel primer beso, a cuyo regalado son se estremecieron los espíritus invisibles de la soledad.

En esto salió súbitamente la luna, plena, magnífica, esplendorosa...

Su fantástica luz, no esperada, asustó a los dos esposos, que volvieron la cabeza a un mismo tiempo hacia el Oriente, alejándose el uno del otro no sabemos por qué misterioso instinto, pero sin desenlazar sus manos trémulas y crispadas, frías en aquel instante como el alabastro de un sepulcro.

-¡Es la luna!-murmuraron ios dos con enronquecido acento.

Tornaron a mirarse extáticamente y Gil extendió los brazos hacia Elena con un afán indefinible, con tanto amor como desesperación.

Pero Elena estaba pálida como una muerta.

Gi! se estremeció.

-Elena... ¿qué tienes?- dijo.

-¡Oh! Gil...- respondióla niña-. ¡Estás muy pálido!

En este momento se eclipsó la luna, como si una nube se hubiese interpuesto entre ella y los dos jóvenes...

Pero ¡ay! ¡no era una nube!...

Era una larga sombra negra que, vista por Gil Gil desde el césped en que se reclinaba, tocaba en los cielos y en la tierra, enlutando casi todo el horizonte.

Era una colosal figura que acaso agrandaba su imaginación...

Era un terrible ser envuelto en larguísima capa oscura, el cual se hallaba de pie, a su lado, inmóvil, silencioso, cubriéndolos con su sombra...

¡Gil Gil adivinó quien era!

Elena no veía al lúgubre personaje... Elena seguía viendo a la luna.

<< 11 >>
 

Índice de la Obra

Índice del Autor

Novelas de Amor

Misterio y Terror

 
 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)