AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Fabio Fiallo en AlbaLearning

Fabio Fiallo

"El busto de mármol"

Biografía de Fabio Fiallo en AlbaLearning

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Brahms - Klavierstucke Op.76 - 4: Intermezzo
 
El busto de mármol
OBRAS DEL AUTOR
Biografía breve
Cuentos frágiles
Poemas

ESCRITORES DOMINICANOS

Fabio Fiallo
F. Javier Angulo Guridi
Juan Bosch
Salomé Ureña de Henriquez

 

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de Amor
Cuentos Infantiles y Juveniles
Misterio y Terror
 

A Jacinto López

¿Mis celos? No sé en verdad cuál era el fundamento de mis celos. Tristán, el delicado pintor de flores, el amable paisajista, era, por el afecto y la intimidad, un hermano. En mi mesa su puesto estaba entre Margarita y yo, y en nuestros paseos al campo, ella, tenida de su brazo, le hacía recitar poesías musicales y dulcísimas, que yo aplaudía encantado de su talento.

Esta dote de una rima pomposa y llena de frescura que el pintor afectaba desdeñar por sus lienzos de flores, era quizás la seducción más poderosa que Tristán ejercía para hacerse amar locamente de las mujeres; y yo, que lo sabía, pensaba en ello a mi pesar cuando le contemplaba de la mano con Margarita corriendo a campo travieso ora al alcance de un nido de ruiseñores, siempre distante, ora en busca de una flor silvestre, cuyo hallazgo era motivo de algún madrigal respetuoso, pero ¡ay! demasiado tierno, y siempre oído con visible alegría.

Además, allá en la sala de nuestra casita, alguien me mantenía en constante suspicacia; no con sus palabras, pero si con su expresión maligna, mañana y noche, cuantas veces Margarita me besaba á la hora de salida, a la de entrada.

–¿No es cierto que era locura ceder a la sugestión insidiosa de aquel busto de mármol que sobre la dorada mesa del espejo se reía burlona y perversamente? Locura era, y no obstante, cuántas veces, con un pretexto fútil, alejé de mi lado a Margarita para interrogar impaciente aquel blanco rostro risueño y malvado!

–¿Qué pasa aquí cuando yo no estoy?... Tristán... ¿verdad?... Y el maldito busto sonreía... sonreía... ¡Oh desesperación! ¡oh rabia!

Una mañana, en el momento de ofrecerme sus labios para despedirme, Margarita me anunció que ella también intentaba salir.

La sorpresa que me causó esta determinación nada extraña en sí, no pasó inadvertida a los ojos de Margarita, quien me miró asombrada y preguntó el motivo de mi emoción. Me reí estrepitosamente para tranquilizarla y desorientarla, la besé y partí.

En la calle tracé mi plan. Mi reloj marcaba las siete y treinta; iría a la oficina hasta las nueve. Hora y media era plazo bastante para que ella dictara sus órdenes en la casa, y se arreglara con la coquetería que le era habitual.

¡Una hora! Vaya que una hora es larga cuando la impaciencia nos muerde el corazón y precipita latidos.

Al fin no pude contenerme más, y minutos antes del término fijado por mí mismo, tomé el sombrero y me lancé en dirección a nuestra casita.

Ya en el umbral casi me arrepentí. ¿No era indigno lo que hacía? ¿Ni qué motivos claros tenía yo para aquel procedimiento? ¿Acaso no seguía siendo Margarita invariablemente buena y cariñosa? No obstante, entré.

–¿Margarita?...

–La doméstica, sorprendida con mi inesperado regreso, balbuceó algunas palabras, en tanto que el busto de mármol sonreía más perversamente que nunca.

¡Oh, yo sabré encontrarla!

Ya en camino, reflexioné. Era necesario tomar precauciones para que la infiel y su cómplice no pudieran escapar.

Cuando llegué al estudio de Tristán, éste salió precipitadamente a recibirme.

–¿Qué tienes? ¿Qué pasa? –me preguntó asiéndome del brazo queriendo obligarme a tomar asiento en la salita de recibo.

–¿Qué me pasa? Ven y te contaré –le respondí, mientras trataba de acercarme a la pieza contigua, que yo sabía era, a la vez, estudio de pintor y alcoba de Tenorio.

La cortina estaba corrida. Sin embargo hubo algo que por un segundo me paralizó el corazón. Era el ambiente que de allí emergía. Sí, aquel ambiente yo lo conocía, era el mismo que ella creaba con su presencia.

El perfume que venía del estudio y se me entraba en los pulmones y me envenenaba el alma, era su perfume, el olor de su persona, de su carne, de Margarita.

Cerré los ojos y vacilé. Tristán me tomó con fuerza entre sus brazos.

Mi desfallecimiento no duró un minuto. En el instante mismo en que yo volvía en mí, una ráfaga de aire entreabrió la cortina rápidamente, y percibí sobre la alfombra que cubría las lozas del estudio, desnudo y blanco, el pie de Margarita.

¡Ah, la infame! Y de un salto caí adentro....

Cuando Tristán, sorprendido, llegó junto a mí, yo me cubría, avergonzado, el rostro con ambas manos...

En el estudio del pintor lo que creaba aquel ambiente de perfume era un gran cesto de flores recién cortadas.

Una de aquellas flores, un lirio blanco y hermosísimo, yacía sobre la alfombra.

***

Jamás he querido decir a Margarita por qué esa mañana, cuando regresó a nuestra casita de amor, encontró, roto en mil pedazos, por el suelo, el busto de mármol; aquel busto que elevaba sobre la dorada mesa del espejo su blanco rostro sonriente y malvado.

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos de Amor

Misterio y Terror

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)