AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Miguel de Unamuno en AlbaLearning

Miguel de Unamuno

"¿Por qué ser así?"

Biografía de Miguel de Unamuno en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Clementi - Sonatina Op.36 No.1 in C major - 2: Andante
 
¿Por qué ser así?
OTRAS OBRAS DEL AUTOR
Cuentos y Novelas cortas
Al correr los años
Bonifacio
!Carbón! !Carbón!
El derecho del primer ocupante
El amor que asalta
El contertulio
El espejo de la muerte
El hacha mística
El misterio inicial de mi vida
El poema vivo del amor
El sencillo Don Rafael
La carta del difunto
La promesa
Las tijeras
¿Por qué ser así?
 
Novelas
El marqués de Lumbría
Nada menos que todo un hombre
San Manuel Bueno mártir
Una historia de amor
 
Poemas
Cuando duerme la madre junto al niño
Dama de ensueño
El Cristo de Velázquez
El fracaso de la vida
La oración del ateo
La unión con Dios
Madre llévame a la cama
Memnón
Oración final
 
LE PUEDE INTERESAR

San Agustín
San Juan de la Cruz
Santa Teresa de Jesús
Sor Juana Inés de la Cruz
Miguel de Unamuno
Vida y escenas de Jesús

 

Era terrible, verdaderamente terrible. Si aquello se prolongaba no respondería de sí mismo. «Pero iDios mio! —se decía— ¿por qué soy así?, ¿por qué soy como soy? Todo se me vuelven propósitos de energia que se me disipan en nieblas así que afronto la realidad.»

Desde niño había guardado el pobre José sus indomables resoluciones en lo más hondo de su alma, entregando al mundo aquella debilidad que le valía fama de bueno, fama que le estaba dando no poco que sufrir. Porque era bueno, positivamente bueno, y si no había estallado más de una vez fue, por bondad y reflexión, estaba seguro de ello. Tenía plena conciencia de que más de una vez habría dado que sentir a no ser porque sobre todo tendía a sujetar al bruto bajo el ángel. Y las gentes, que sólo juzgan por las apariencias, confundían su bondad con la impotencia. ¡Hasta que estallase un día!...

Era ya tiempo de estallar. No se trataba de él sino de sus hijos y de su mujer, del porvenir de los que le estaban encomendados Un padre de familia no puede aspirar a santo, ni dejar además la capa al que le ponga pleito queriendo quitarle la ropa. Eso de no resistir al malo estaba bien para los frailes. ¿Es compatib!e la más alta perfección cristiana con las necesidades de la familia? No podía hacer a sus hijos víctimas de su bondad, tenía que azuzar por un momento al bruto que en él dormía. Ahora verían quién era él, José, el manso, el paciente.

Había pasado una noche angustiosa, pensando en las deudas que le vencían sin tener con qué responderlas... Es decir, sí, tenía con qué, pero repartido entre deudores, ¿Hay cosa más terrible que verse atosigado de deudas cuando los créditos exceden a ellas? Y no podía decir a sus acreedores que le perdonaran como perdonaba él a sus deudores, porque un acreedor no es perfecto como nuestro Padre que está en los cielos. Se armó de valor, encasquetóse el sombrero sali6 cobrar lo suyo.

Iba componiendo, palabra por palabra, repitiéndola por vía de ensayo, la tremenda filípica que endilgaría al primer deudor con quien topase, cuando la visión a lo lejos de uno de los más mansos le desvaneció los ímpetus, le hizo latir el corazón y le obligó a desviarse por una calleja murmurando: «Pero, señor, ¿por qué soy asi?» No tenía bien estudiado su papel y aquel encuentro inopinado le privó de aplomo.

Acordóse de sus hijos y de su mujer, de su dinero esparcido, y lleno de valor subió a casa de otro de sus deudores. Subía despacito, contando las escaleras; en cada tramo las palpitaciones cardiacas le obligaban a descansar; miró tres o cuatro veces al reloj; llegó a la puerta y al oir pasos dentro, pálido y sin haber llamado, bajó las escaleras más que de prisa. Los pasos habían sido de él, de Eustaquio... ¡no le dejaban tiempo de prepararse, le sorprendían antes de haberse puesto en guardia!

Iba midiendo el santo suelo diciéndose: «¿Pero por qué soy así?» cuando le heló una voz que decia sus espaldas: «¡Hola José!» El más complaciente de sus deudores le alargaba la mano vacía que José estrechó enternecido de vergüenza. Hablaron de mil cosas indiferentes, aludió el otro a aquella dichosa letra que siempre que topaba a José, estaba por llegar; preguntóle si por casualidad llevaba cinco duros; contestóle éste que por providencia no los tenía a mano; se la alargó el otro vacia y le despidió diciéndole: «De lo otro no me olvido.»

— !Que no se olvida!... !Es un consuelo!

Pasó al poco tiempo José por junto al café en que tomaba su tacita en los tiempos dichosos en que disponía de una peseta sobrante.

¿Si estará alli alguno de sus amigos? Entró. Alli estaba Ricardo tan orondo, tomando su café con copa y puro.

— Con mi dinero —murmuró José— me privo yo de tomarlo para que lo tome él ¡habrase visto!... Nada, nada, que yo soy así...

Se acercó Ricardo, que con mil zalamas, exclamó al verle:

— ¡Dichosos ojos!... ¡cualquiera te echa la vista encima! ¿Qué quieres tomar?

— ¡Oh!, gracias, muchas gracias, nada, nada... no acostumbro... ya sabes que no...

— Anda, hombre, toma algo, que yo te convido.

— No, no, gracias.

— Bueno, tú te lo pierdes...

Le daba pena que Ricardo le gastara su dinero en convidarle a él, con lo suyo... ¡Oh, no! Y el pobre, encogido, avergonzado, miraba a la taza de Ricardo por no tropezar con la inquisidora mirada del mozo.

Al rato de charla pretextando un asuntillo se levantó José, e iba a salir ya cuando Ricardo le dijo:

— Tenemos pendiente aquello... no creas que lo olvido; un día de éstos pasaré por tu casa... No lo echo en saco roto.

«¡Que no lo echa en saco roto!... ¿Dónde saco más roto que un café?»

Al entrar en casa saliéronle a recibir sus hijos.

— Papá ¿no traes aquello que dijiste el otro día?

— Otro día, queridos, otro día... Hoy estoy malo, otro día... cuando Ricardo o Eustaquio pasen por aquí.

— ¿Te duele algo, papá?

Su mujer le llevó la cuenta del sastre; tomóla José, se encerró en su cuarto, y mirando a la cuenta lloró por dentro.

«Pero, Dios mío, ¿por qué seré yo así? ¿Por qué me habrá hecho así Dios? ¿Por qué no seré yo otro?... Dice que pasará por casa... ¡Qué chirigotero es! En el número próximo de El año Cómico no dejará de hacer algún chiste a cuenta de mí. Los maridos buenos, las suegras, los ingleses y los maestros de escuela divertimos al mundo como los perros a los chiquillos. ¡Tírale, tírale del rabo; verás, verás cómo chilla!¡No tengas miedo; anda, que no muerde; ni siuiera ladra!... Y el muy chirigotero con qué gracia me dice: ¡Qué bueno eres, José! Mientras así, como por caricia, me da un golpecito en el bolsillo a ver si suena... ¡Socialismo! ¡Socialismo! ¡Lucha de clases! ¡Burgueses y proletarios! ¡Explotadores y explotados! ¡Música celestrial! No hay más que dos clases, dos tan sólo: la de los acreedores y la de los deudores. ¿Y cuando, como a mí me sucede, se es deudor y acreedor a la vez? ¡Esto es horrible! Llevo en mí dos principios contradictorios, que se combaten y destruyen. Más me valiera ser tan sólo deudor implacable o acreedor manso. ¡Mansedumbre, mansedumbre! Todos celebran al león, hasta al tigre, y se burlan de la pobre liebre; y sin embargo, el mismo Dios que dió garas y pico al águila, garras y poderosas fauces al tigre, y al toro cuernos, dió alas veloces a la golondrina, patas ligeras a la liebre, pequeñez al mosquito, tinta al calamar, aguijón a la abeja, veneno a la víbora, mansedumbre al cordero y al inglés. Y luego viene un impío, Lessing, e insulta al cordero, que es quien borra los pecados del mundo. Toda esa monserga del honor, todo ese código anticristiano del pundonor caballeresco, lo han inventado los tigres vencedores. Y ahora, ¿qué hago con esta cuenta?... Ahora me acuerdo de un día en que al pedirme un mendigo una limosna le contesté mal humorado: ¡Adaptarse! Tradujo la palabra a sumodo, y la tradujo bien; me llenó de insultos y tuve que huir. Su maldición me persigue. ¡Adaptarse! Ellos son los que se adaptan a mí como el muérdago a la encina. Si no hubiese parásitos, ¿qué sería del exceso de vida? ¡Adaptarse! ¡La lucha por la vida! ¡La selección! Esto sí que es filosofía caballeresca. ¡Y que hablen todavía de caballeros cristianos!... Vaya, vaya, no quiero pensar; venga el último número de El Año Cómico, en que publiqué un artículo brutal que asustó a los padres de familia e hizo reír a los que pretenden conocerme. En el mismo número estuvo Enrique filicísimo en un cuento en que figura un inglés...»

Iba en esto José, cuando la criada le anunció que esperaba D. Enrique.

— ¡Don Enrique... Enrique... vendrá a pagarme! Meterá la mano en el bolsillo, y yo, que no soy un tigre, le tengo que decir: «¡Oh! No, no me corre prisa, por un día más o menos...» Y Enrique que entonces sacará la mano del bolsillo...

— ¿Qué le digo, señorito?

— ¡Ah, sí; espera, oye!... Sacará la mano del bolsillo... la sacará, me la alargará y dirá: «Puesto que no te corre prisa, dame cinco duros más y serán en números redondos cincuenta duros, mil reales, y así que cobre una cuentecilla te lo pagaré todo junto...

— ¿Qué le digo, señorito? Que está esperando...

— ¡Es verdad!... ¡Pobre Enrique! Dile que pase.

«¡Pero por qué soy así, Dios mío»

 

(La Semana, Madrid, 26 de Agosto de 1916)

Inicio
     
 

Índice del Autor

Humor

Prensa y Revistas

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

©2019 AlbaLearning (All rights reserved)