AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Miguel Sawa en AlbaLearning

Miguel Sawa

"La muerte"

(Historias de locos)

Biografía de Miguel Sawa en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Liadov - Op.15 - Two Mazurkas - 1: Mazurka in A major
 
La muerte
OBRAS DEL AUTOR
Amor
Abandonada
Al día siguiente
Arrepentida
Cansancio
Cuento de carnaval
Demasiado tarde
Día de fiesta
Dichas pasadas
Dolor
El aniversario
El crimen de anoche
En el harén
El señor ministro
Felicidad
Fragilidad
Gloria
Horas tristes
Humoradas
La comedia eterna
La derrota
La despedida
La lluvia
La mujer del autor
La musa eterna
La segunda juventud
La siesta
La viuda
Las fiestas del amor
Las víctimas del trabajo
Nochebuena
Programa del año
Proyecto de carta
Separación
Soliloquio
Tragedia
Traición
Una aventura
Un gran artista
Versos de Bécquer
Werther
 
Historias de Locos
Artes femeninas
Cómo se fabrican las esmeraldas
El gato de Baudelaire
El genio de la especie
El hombre que ríe
El sino
Judas
La buena crianza
La máscara del dominó negro
La muerte
La muerte de María Antonieta
La mujer de nieve
La sirena
La tentación
Manuela
Mi otro yo
Un amor verdadero
Un desnudo de Rubens
Un suicidio
 
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de Amor
Cuentos de Navidad
Cuentos de Misterio y Terror
Cuentos Infantiles y Juveniles
 

Se llamaba... ¿cómo se llamaba?... A veces pierdo la memoria... Elena, sí; creo que se llamaba Elena. ¡Qué hermosa era!—De esto sí que estoy bien seguro; esto sí que lo recuerdo bien—¡qué hermosa! Alta y fuerte, tal como una estatua de Minerva; los ojos negros, negros como la noche, ojos fascinadores que enloquecían con su mirar de amor; la faz morena, artísticamente «soleada»; la boca roja y ardiente como la llama; el cabello azulino y brillante...

Yo le pregunto a usted: ¿Una mujer así, debe morir? ¿Por qué la Belleza no ha de ser inmortal? ¿Por qué la Gracia no ha de ser eterna?

Pero la Muerte es implacable y no perdona a nadie. Armada de su guadaña, hiere ciega lo mismo lo bello que lo feo, lo bueno que lo malo... Para ella no hay clases ni privilegios. Todos iguales. ¡Maldita sea la igualdad!

Y así llevamos siglos y siglos, desde que el mundo es mundo. El hombre a crear, y ella, la Inexorable, a destruir.

¿Qué poder hay semejante al de la muerte? Ninguno. Ella tiene como cómplice, como aliada, a la Naturaleza entera, al aire, al agua, al fuego. La tierra no da de sí más que elementos de destrucción.

¡Oh, es terrible! Todo lo que nace, nace para morir. ¡Todo! El mismo planeta que habitamos, rotos sus ejes, dejará algún día de girar alrededor del sol y desaparecerá en el vacío. Y el sol, el mismo sol se apagará también. ¡No hay fuego que no se consuma, no hay llama que no se extinga, no hay hombre que no se torne en cenizas! Y volveremos otra vez a las tinieblas del caos, y la noche será eterna en el Infinito.

Sí, la Muerte lo puede todo. Ya lo he dicho antes; no hay poder como su poder. Y sin embargo, óigame usted, si es usted capaz de comprenderme. Voy a contarle cómo he podido yo acabar con ella.

Pero no crea usted que estoy loco, como han tenido a bien asegurar los fariseos de la justicia que me han confinado en este manicomio. ¡No, no crea usted que estoy locoi ¡Los locos son ellos!

***

Oiga usted la historia de la verdad. Elena, a pesar de sus apariencias de diosa, era, en realidad, una mujer como otra cualquiera, una pobre mujer como otra cualquiera...

Aquel hermoso bloque de carne, digna de un pedestal, era también susceptible— ¡miseria humana! —al dolor de la enfermedad y al dolor de la muerte.

Una tarde... Estábamos asomados al balcón, mirándonos sin vernos, en pleno éxtasis de amor.

Cantaba el pájaro en el árbol y el agua en la fuente; vibraba el aire armónico; el cielo era de púrpura, y la tierra, dorada por el sol, parecía un paraíso.

Elena apoyaba su cabeza sobre mi pecho, y en voz queda, con palabras seguidas de suspiros, murmuraba:

— ¡Oh, quisiera morirme en esta felicidad! ¡Temo tanto a la vida!... Mira, nuestro amor que hoy es fuego, mañana será ceniza. ¡Todo muere! Las dichas de este mundo son humo y se las lleva el viento... ¡Todo muere!

Y echándome los brazos al cuello y uniendo su boca a la mía:

—Tarde o temprano llegará el momento de la desilusión y del hastío. Por eso te digo que quisiera morirme en una hora como la de ahora, gozando de este estado de plena felicidad.

De pronto, mi adorada gritó, cayendo desplomada en mis brazos:

— ¡Me muero! ¡Dios ha oído mi ruego! ¡Me muero!

Cesó en su canto el pájaro, dejó de sonar la fuente, paróse el aire y el cielo se cubrió de sombras.

¡Sí que se moría! Besé su boca y su boca estaba yerta; palpé su cuerpo y tampoco había calor en él... Y sus ojos ¿por qué permanecían cerrados y no me miraban ya con fiebre de amor? ¡Se moría, se moría!...

Entonces— ¡oh, le juro a usted que no miento!—se acercó a nosotros con paso ledo, se interpuso entre los dos una sombra surgida no sé de donde. ¿Hombre o mujer? No puedo decirlo —un ser monstruoso— que llevaba una sonrisa en la boca y una guadaña en la mano.

La reconocí en seguida. ¡Era la Muerte! ¡Era la Muerte, que venía a robarme a mi amada!

—¡Elena!... ¡Amor mío!... ¡Elena!— clamé desesperado.

Una voz misteriosa, que venía de la sombra, me contestó:

—¿A qué la llamas, insensato, si no te oye, si ya no puede oírte? Crees tenerla en tus brazos y so halla entre los míos. Mientras tú estrechas su cuerpo muerto, yo estrecho su alma viva. Ella me llamó, bien lo sabes, y por eso he venido. Agradéceme el favor. ¡Me solicitan de tantas partes!... Yo bien quisiera servir a todos, pero me falta tiempo. De día y de noche el clamoreo es incesante. — ¡Ven, ven! — ¡La vida cuenta con muchos partidarios, pero mira que yo!... Todos me temen, pero todos me llaman.

Un silencio. Luego, la voz vibró sonora.

—¡La única verdad está en mí; la única verdad que jamás sabrá el hombrel Yo soy lo desconocido, lo ignorado, lo eternamente misterioso. ¿Qué hay después de mi? ¿La Nada? ¿El Infinito? ¡Que lo averigüen, si pueden, esos bestias de sabiosl

Y blandiendo amenazadora la guadaña:

—Hoy me llevo a Elena; mañana vendré por tí. ¡Espera I ¡Ten paciencia! Tarde ó temprano, serás mío. ¡Yo soy la laexorable, la que a nadie perdona!

Loco de desesperación, grité:

—¡Nol ¡A Elena no te la llevarás mientras yo viva!

—¡Insensato! ¿Te atreverás conmigo?

—¡Sí!

Saqué el revólver, y disparé a lo alto.

Oí reír otra vez entre las tinieblas.

—Adiós, llevo prisa. Tengo mucho que hacer. Hasta muy pronto.

La sombra se desvaneció, siempre riendo, y entonces surgió la luna, y se luminó el espacio.

Yo seguía apretando frenéñco el cadáver de Elena.

***

Y vea usted si son bestias esos médicos. Para traerme aqui han inventado la farsa de que yo, en un rapto de locara amorosa, habia ahogado a mi adorada al abrazarla.

Y no he sido yo. sino la Muerte, quien la ha asesinado.. ¡La Muerte, la inexorable, la que a nadie perdona. Por eso disparé sobre ella los seis tiros de mi pistola Browing. ¡Si llego a alcanzarla!...

Inicio
     
 

Índice del Autor

Misterio y Terror

Cuentos de Amor

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)