AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Miguel Sawa en AlbaLearning

Miguel Sawa

"La derrota"

(Amor)

Biografía de Miguel Sawa en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Mendelssohn - Song Without Words, Op. 19, No. 6
 
La derrota
OBRAS DEL AUTOR
Amor
Abandonada
Al día siguiente
Arrepentida
Cansancio
Cuento de carnaval
Demasiado tarde
Día de fiesta
Dichas pasadas
Dolor
El aniversario
El crimen de anoche
En el harén
El señor ministro
Felicidad
Fragilidad
Gloria
Horas tristes
Humoradas
La comedia eterna
La derrota
La despedida
La lluvia
La mujer del autor
La musa eterna
La segunda juventud
La siesta
La viuda
Las fiestas del amor
Las víctimas del trabajo
Nochebuena
Programa del año
Proyecto de carta
Separación
Soliloquio
Tragedia
Traición
Una aventura
Un gran artista
Versos de Bécquer
Werther
 
Historias de Locos
Artes femeninas
Cómo se fabrican las esmeraldas
El gato de Baudelaire
El genio de la especie
El hombre que ríe
El sino
Judas
La buena crianza
La máscara del dominó negro
La muerte
La muerte de María Antonieta
La mujer de nieve
La sirena
La tentación
Manuela
Mi otro yo
Un amor verdadero
Un desnudo de Rubens
Un suicidio
 
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de Amor
Cuentos de Navidad
Cuentos de Misterio y Terror
Cuentos Infantiles y Juveniles
 


Estaban solos. Ella, Julia, sentada en una marquesita próxima a la chimenea, muy seria, muy pálida, con los ojos bajos, inmóvil y muda como una estatua; él, Ernesto, sentado a larga distancia de ella, mirándola y sin decir palabra.

Al fin él se decidió a hablar.

—Pero, ¿por qué estás triste?

—¿Y tú me lo preguntas?

No le contestó, y casi sin darse cuenta de lo que hacía cayó de rodillas y estuvo mirándola largo rato en silencio.

—¡Cuánto te amo!

Ella se extremeció al oírlo y lo rechazó suavemente.

—¡Quita! ¡Quita!

Y haciendo un poderoso esfuerzo de voluntad se puso en pie, y corrió a refugiarse al otro extremo de la habitación.

—No... nada de locuras. Es necesario que hablemos formalmente... Te digo que las cosas no pueden continuar así... Es preciso que tomemos una resolución.

Se aproximó nuevamente a Ernesto, y en voz baja, con acento de dolor, le hizo confesión de sus pesares.

Estaba decidida a terminar. Afortunadamente su marido no sospechaba nada. Pero ella era demasiado leal para continuar engañándole. Además vivía en una constante intranquilidad, no tenía un momento de sosiego, era muy desgraciada.

Y no encontrando palabras con que expresar su dolor, se echó a llorar convulsivamente, apoyando su cabeza sobre el pecho de Ernesto.

—Mira—añadió—yo no puedo vivir sin tí. ¡Ay, he hecho todo lo posible por olvidarte! Pero como las olas van a parar a la playa, todos mis pensamientos, fatal e inevitablemente, van a parar a tí. Es una obsesión, es una verdadera obsesión la que padezco. ¡Ay! La idea ha echado raíces tan hondas en mi cerebro, que no puedo arrancarla, por más esfuerzos que hago. ¿Que cumpla con mis deberes? ¡Pero si eso es lo que anhelo hacer; pero si eso es lo que no puedo hacer! ¡Yo quisiera morir heroicamente; yo quisiera sacrificarme en aras del honor!

Hizo una pausa. Se ahogaba. Y luego, desafiando a su amante con un ademán soberbio de dignidad, de soberana altivez:

—¡Pero te juro que he de salir vencedora de la contienda!

Entonces él la tendió los brazos.

— ¡Vida mía!

—¡No te acerques!—vibró en su acento la angustia de la derrota—¡digo que no te acerques!

Instintivamente retrocedió unos pasos, pero de nuevo volvió a aproximarse a su amante.

¡Oh, la atracción del abismo!

Entonces él la cogió en sus brazos.

—Pero escúchame... Sólo dos palabras. Yo no sé si sabré explicarme, pero procura tú entenderme... Estoy tan emocionado, que apenas si puedo hablar... He hecho examen de conciencia; mi pensamiento ha descendido hasta mi corazón, y vengo a confesarme a tí con las manos llenas de verdades. ¡Yo también lucho por olvidarte! ¡Pero juro que no puedo conseguirlo! ¡Ay, siento mi corazón abrasado por el incendio del amor eterno! ¡No me hables, por Dios, del deber! ¡La fe jurada, la constancia impuesta, los respetos sociales!... ¡Bah, convencionalismos que destruye la pasión! Sí, vida mía; el amor es como el mar cuando se desborda; lo arrasa todo, conveniencias, obligaciones, deberes... ¡todo!

Ella lo escuchaba en silencio, sin atreverse a interrumpirlo, y de pronto le echó los brazos al cuello.

—¡Tienes razón!

Y aún con dejos de angustia en la voz, añadió:

—He sido vencida... ¡Pero no abuses de tu victoria!

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos de Amor

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)