AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Miguel Sawa en AlbaLearning

Miguel Sawa

"La comedia eterna"

(Amor)

Biografía de Miguel Sawa en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Mendelssohn - Song Without Words, Op. 19, No. 6
 
La comedia eterna
OBRAS DEL AUTOR
Amor
Abandonada
Al día siguiente
Arrepentida
Cansancio
Cuento de carnaval
Demasiado tarde
Día de fiesta
Dichas pasadas
Dolor
El aniversario
El crimen de anoche
En el harén
El señor ministro
Felicidad
Fragilidad
Gloria
Horas tristes
Humoradas
La comedia eterna
La derrota
La despedida
La lluvia
La mujer del autor
La musa eterna
La segunda juventud
La siesta
La viuda
Las fiestas del amor
Las víctimas del trabajo
Nochebuena
Programa del año
Proyecto de carta
Separación
Soliloquio
Tragedia
Traición
Una aventura
Un gran artista
Versos de Bécquer
Werther
 
Historias de Locos
Artes femeninas
Cómo se fabrican las esmeraldas
El gato de Baudelaire
El genio de la especie
El hombre que ríe
El sino
Judas
La buena crianza
La máscara del dominó negro
La muerte
La muerte de María Antonieta
La mujer de nieve
La sirena
La tentación
Manuela
Mi otro yo
Un amor verdadero
Un desnudo de Rubens
Un suicidio
 
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de Amor
Cuentos de Navidad
Cuentos de Misterio y Terror
Cuentos Infantiles y Juveniles
 

—No... nada de gritos... Hablemos tranquilamente, sin exaltarnos... Ya verás como al fin logramos entendernos. Vamos, con franqueza, dudas de mí, ¿no es cierto?

—¡Sí!

—¡Oh, gracias por la declaración!

—Creo merecerlas por mi sinceridad—respondió Federico fríamente.

—¡Dios mío!, ¿pero tú ignoras que no hay nada más desagradable que un hombre sincero?

—Consecuencia: ni nada más agradable que un hombre falso.

—Vaya, volvemos a las andadas... Estás esta noche insoportable. Pero, en fin, sea puesto que lo quieres.—Hizo una pausa.—Quizás tengas razón al dudar de mi.

—¡Andrea!

—Pero qué, ¿te incomodas? ¡Cuando te digo que Ja verdad resulta a veces poco simpática!

Federico la interrumpió irritado.

—¿Qué es lo que te propones?...

— Nada absolutamente, amigo mío. ¿He sido yo quien ha provocado esta desagradable cuestión? ¡Oh, está visto; todos los hombres son lo mismo! ¿Acaso no te he recibido esta noche, como siempre, con los brazos abiertos, cariñosa, enamorada—o aparentando estarlo; es igual? ¡Pues qué más puedes exigirme! ¿Me he preocupado yo de averiguar si me habías sido fiel o no, durante los días en que hemos estado sin vernos? ¿Con qué derecho me exiges que te dé explicaciones que yo no te demando a tí? A tu edad ya debías haber aprendido que cuando una mujer es prudente y no pide cuentas, es porque quiere que imiten su conducta y tampoco se las pidan a ella.

—De modo que convienes conmigo...

—Mira, yo soy como soy, una mujer algo vana, algo caprichosa; pero que en realidad te quiere más de lo que mereces. No me pidas imposibles... ¡Ambicioso! ¡Te amo una vez a la semana, y todavía te quejas!

¡Ay, amigo mío! ya ha pasado aquel tiempo en que yo tenía la virtud de la constancia.

Es la historia eterna. Quise de buena fe y me engañaron. Ahora se han vuelto las tornas, y soy yo la que engaña. No es mía la culpa si soy algo mala. Me han educado en la falsía, en la mentira... Hago lo que me han enseñado a hacer.

Amé tanto... en una ocasión, que derroché el caudal de mis sentimientos de una vez, sin reservarme nada, sin guardarme nada, generosa y locamente...

Y ahora, ¿qué hacer para recobrar el amor gastado?

Pero te ruego que no dudes de mi cariño.

Yo te amo todo lo que puede amar una mujer desengañada. No creo en ti porque no creo en ningún hombre; y sin embargo, es posible que tú no seas igual a los demás, y que me quieras realmente.

¡Oh, si yo pudiese convencerme de eso!

A los treinta años se sabe amar mejor que a los veinte, y acaso yo sea capaz de amar todavía.

¡Pero a qué pensar en imposibles! Sigamos como hasta aquí; queriéndonos..., pero una vez por semana. Quizás la felicidad consista en no amar demasiado... El fuego calienta; pero también quema.

Y ocultando la cara entre sus manos, añadió en voz baja:

—¡Qué enigma es el amor!

Entonces Federico se arrojó llorando a los pies de Andrea.

—¡Te amo!

Ella le miró compasiva y risueña, y lentamente, midiendo las palabras, con acento emocionado:

—¿Pero no me engañas? ¡Ven entonces a mis brazos! Vamos a representar de nuevo la comedia del amor. ¡Ay, Dios quiera que la obra no termine con alguna traición, como terminan todas!

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos de Amor

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)