AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Miguel Sawa en AlbaLearning

Miguel Sawa

"Abandonada"

(Amor)

Biografía de Miguel Sawa en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Mendelssohn - Song Without Words, Op. 19, No. 6
 
Abandonada
OBRAS DEL AUTOR
Amor
Abandonada
Al día siguiente
Arrepentida
Cansancio
Cuento de carnaval
Demasiado tarde
Día de fiesta
Dichas pasadas
Dolor
El aniversario
El crimen de anoche
En el harén
El señor ministro
Felicidad
Fragilidad
Gloria
Horas tristes
Humoradas
La comedia eterna
La derrota
La despedida
La lluvia
La mujer del autor
La musa eterna
La segunda juventud
La siesta
La viuda
Las fiestas del amor
Las víctimas del trabajo
Nochebuena
Programa del año
Proyecto de carta
Separación
Soliloquio
Tragedia
Traición
Una aventura
Un gran artista
Versos de Bécquer
Werther
 
Historias de Locos
Artes femeninas
Cómo se fabrican las esmeraldas
El gato de Baudelaire
El genio de la especie
El hombre que ríe
El sino
Judas
La buena crianza
La máscara del dominó negro
La muerte
La muerte de María Antonieta
La mujer de nieve
La sirena
La tentación
Manuela
Mi otro yo
Un amor verdadero
Un desnudo de Rubens
Un suicidio
 
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de Amor
Cuentos de Navidad
Cuentos de Misterio y Terror
Cuentos Infantiles y Juveniles
 

«No tengo valor para hablarte y apenas si lo tengo para escribirte... Soy un cobarde a quien las circunstancias obligan al heroísmo. ¡Compadéceme!»

Y después de este enigmático prefacio, la noticia de su casamiento, seguida de una de esas historias hábilmente escritas, con que los hombres de imaginación tratan de engañar a la gente sencilla. Luego, disculpas, satisfacciones, excusas... ¡Un amontonamiento de palabras para justificar lo injustificable!

Se puso en pie y estrujó rabiosamente, con mano trémula, aquel papel en el que había estampado el ingrato las palabras reveladoras de su infamia.

—¡Miserable!

Maquinalmente se llevó las manos a la cabeza. Se sentía atontada. La lectura de aquella carta le había producido el mismo efecto que si le hubiesen dado un mazazo en el cráneo.

No podía pensar.

Pero poco a poco fue cediendo su aturdimiento, y recordó, palabra por palabra, con pasmosa fidelidad, toda la carta de su amante.

Se echó a llorar, primero convulsivamente, con sollozos y gritos desgarradores, y después, ya más calmado su dolor, silenciosamente, con tantas lágrimas como suspiros.

Pasado el violento acceso pasional, ya en posesión completa y absoluta de todos sus sentidos, se erigió en juez de su causa, y formuló fríamente este apostrofe, solemne como una sentencia:

—¡Miserable!

E inspirada por sentimientos de indignación más que de cólera, estrujó de nuevo el papel entre sus manos, encogióse de hombros despreciativamente, y lo arrojó a la chimenea con ademán de asco y de desdén:

—¡No merece sino mi desprecio!

Y miró satisfecha cómo el fuego reducía a cenizas la carta.

—¡Así! ¡Muy bien!

Después se sintió completamente tranquila.

—Nada más absurdo que el dolor... A mi edad, el cerebro debe dominar al corazón. Reflexionemos... El problema es éste. ¿Puedo yo olvidar a ese hombre?

No titubeó un momento en contestar. ¡Ay! el odio no se produce con tanta facilidad como el amor,

—¡No, y no!

Entonces pensó con temor en el porvenir, y olvidó el presente.

—¿Qué va a ser de mí?

Se hizo esta pregunta con verdadera angustia, y guardó silencio por algunos minutos, sin saber qué responderse.

—¿Mi marido? No... Hay faltas que no se pueden, que no se deben perdonar... ¿Una reconciliación? ¡Imposible!

Se apretó la frente con la desesperación del que busca una idea y no la encuentra, y escudriñó largo rato en su cerebro, con heroica tenacidad, buscando en vano la solución del problema.

—Entonces... ¿quién?

Hizo otra pausa.

— ¡Nadie!

Cuando arrancó de su cabeza aquella desconsoladora verdad, sintió flaquear su espíritu al par de su cuerpo; instintivamente se apoyó en un mueble para no caer al suelo, y miró con angustia alrededor suyo, buscando afanosamente alguien a quien implorar amparo y ayuda, y al verse sola, completamente sola, lanzó un grito de cólera y de desesperación.

—¡Dios mío! ¡Dios mío!

Después elevó los brazos en actitud de amenaza, y cayó pesadamente al suelo, derribada por el dolor y la rabia.

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos de Amor

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)