AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Marcelo Peyret en AlbaLearning

Marcelo Peyret

"Cartas de amor"

Carta 78

Biografía y Obra

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Albeniz - España Op. 165, no. 2 "Tango"
 

Carta 78

De Celia Gamboa a Beatriz Carranza

OBRAS DEL AUTOR
Cartas de amor (82)
Cartas

ESCRITORES ARGENTINOS

Abelardo Castillo
Adolfo Bioy Casares
Alejandra Pizarnik
Alfonsina Storni
Ángel de Estrada
Arturo Giménez Pastor
Bernardo Kordon
Eduardo Wilde
Enrique Anderson Imbert
Esteban Echeverría
Federico Tobal
Germán Berdiales
Héctor A. Murano
Joaquín Gómez Bas
José Hernández
Jose Luis Borges
Jose María Jordán
Leopoldo Lugones
Manuel Mujica Láinez
Manuel Rojas Sepúlveda
Marcelo Peyret
Martín Gil
Miguel Briante
Oliverio Girondo
Pedro Bonifacio Palacios
(Almafuerte)
Ricardo Güiraldes
Ricardo Rojas
Roberto Arlt
Roberto Jorge Payró
Silvina Ocampo

 

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos de Amor y Desamor
Cuentos de Navidad
Misterio y Terror
Textos Paralelos Bilingües
<<< 78 >>>

Al fin llegué. ¡Pobre Ramiro! Casi no lo reconocí.

Está tan delgado, con una demacración tan grande, los ojos hundidos circundados por grandes ojeras lilas, los labios resecos por la fiebre, que parece otro.

Hallábase sentado en un amplio sillón, sostenido por almohadas. En cuanto me vio, una sonrisa se pintó en sus labios, y sólo pudo articular en voz leve:

Divina . . .

Luego, cerró los ojos, inclinó la cabeza, fatigado.

Yo me arrojé sobre él, abrazándolo furiosamente, y por más que había prometido al Sr. Varela contenerme, no pude hacerlo y me puse a sollozar.

—Ramiro, Ramiro mío. . .

Permanecimos un rato largo, abrazados, besándolo yo, en silencio, sin decirnos nada, sin podernos decir nada, con la garganta anudada por el llanto, hasta que el Sr. Varela intervino.

— Es menester ser razonables — nos dijo. — Las emociones fuertes le hacen daño.

Luego, ocultando su propia emoción, fingió un optimismo que no sentía. Ramiro estaba mejor y curaría. Así se lo había asegurado el médico. Todo consistía en no abandonarse, en ser fuertes.

— Ahora que usted ha venido, hija mía, y que Ramiro está contento, ya verá como todo se arregla. Pero vuelvo a repetirles que es menester calma, mucha calma.

Por fin nos dejó solos.

Ramiro hizo que me sentara en un pequeño taburete, al lado suyo, y comenzó a acariciarme el cabello, con su mano huesosa y descarnada.

— Qué buena has sido en venir Divina . . .

— ¡Oh! no me digas esas cosas.

— Bésame, entonces.

Yo lo besé. Lo besé en la frente, en los ojos, en las manos, en el cuello, en la boca.

— En la boca, no, Divina . . .

— ¡Oh, mi Ramiro!

Y aprisionándole bruscamente el rostro entre mis manos pegué mi boca a la suya, y lo besé, lo besé largamente, intensamente, con un beso en que quería infiltrarle un poco de mi vida, para suplir la que a él le va faltando.

— Divina, es un crimen; mi boca está envenenada, maldita. . .

— Calla, por favor.

Entonces él, vencido, me besó también en la boca.

Cuando nos separamos, me dijo:

— Divina, me muero. Siento que me muero, pero soy feliz, enteramente feliz. . .

Yo volví a llorar.

— No, no es posible. Tú vivirás para mí, para mi cariño...

— No llores. Divina.

Y como si fuera yo la que necesitara consuelo, comenzó a hablarme dulcemente, resignadamente, de la fatalidad que iba a separarnos y que debíamos aceptar sin protestas.

— No digas eso, Ramiro. Tú sanarás. . . me lo dice el corazón.

Entonces él, sonriendo dulcemente, tuvo la piedad de una mentira.

— Sí, ahora creo que sanaré. Me siento mejor.

Y en verdad que parecía transfigurado.

Pasamos juntos todo el resto del día. Ramiro se acostó después del almuerzo y yo no abandoné su cabecera.

— Es necesario que duerma — ordenó el médico. — Está muy fatigado.

El señor Varela me dijo que nunca había encontrado a su hijo tan bien.

— Y es a usted a quien lo debo. Ahora comienzo a tener esperanzas. Parece que se ha operado una reacción favorable.

Ramiro dormía.

Yo entonces pude observarlo.

¡Pobrecito! Da lástima verlo. Está tan concluido, tan acabado, que, al pensar en lo que ha sido, no pude menos que sentirse una gran angustia.

No puedes figurarte, Beatriz, cómo me arrepiento de mis rigores para con él. Si tuviera que empezar de nuevo. . . ; con qué gusto, con qué placer me brindaría toda entera a su amor, a ese infinito amor por el que hoy muere, y que yo no supe comprender!

Cuando despertó, torturada por mi arrepentimiento, tuve una idea, un propósito de redimir mi culpa, y- besándolo, besándolo mucho, comencé a hablarle al oído, en voz leve, suavemente.

— Ramiro. . . ¿me perdonas por haber sido mala?

— Divina ... no me digas esas cosas. Tú siempre fuiste buena conmigo. Yo y la fatalidad somos los únicos culpables de lo que pasa. De nada debes acusarte, de nada debes arrepentirte. Soy el que estoy en deuda contigo.

— No, Ramiro . . . Escucha.

Y sin enrojecer, sin pudor por la enormidad que iba a decir, en un todo consciente de mis actos, le propuse:

Ramiro. . . quiero ser tuya. . . ¿oyes?. . . toda tuya.

— ¡Divina! — Por sus ojos cruzó algo así como un relámpago.

— Sí, Ramiro ... tú que lo has deseado tanto, debes tomarme. Soy yo la que se ofrece ahora . . .

El me miró angustiado.

— No, no puede ser.

Yo no alcancé a comprender la dolorosa humillación que le infería.

— Sí, tuya, Ramiro . . .

Me había abrazado a él, y mi cuerpo, apenas cubierto por un batón de seda, se pegó al suyo.

El me rechazó suavemente.

 — No, no es posible.

Y como yo quisiera insistir, su voz tornóse triste, triste hasta la angustia.

— No es posible. . . ¿me comprendes, Divina? ... ya no es posible. . .

El pobre sufría tanto, que yo entreví la verdad.

Yo. . . — y su voz se hizo opaca — yo . . . ya no soy un hombre ...

Entonces comprendí.

¡Pobre Ramiro! Era necesario que apurase todo el cáliz de la amargura, sin dejar una sola gota. Y era yo la que se lo hacía beber, yo que hubiera dado mi vida entera por evitárselo.

Me miró con tristeza.

— Ya ves. Divina, qué poquita cosa soy . . .

Entonces, yo reaccionando contra esa bajeza de la carne, lo besé, lo besé furiosamente y traté de consolarlo.

— No, Ramiro ... a pesar de eso, soy tuya, toda tuya, porque aun sin poseerme, no hay nada en mí que no sea tuyo. Todo mi espíritu te pertenece; en cuanto a mi carne. . . toda mi carne, Ramiro, ha gozado por ti, y toda mi carne dolorida sufre por ti, ahora ... Abrió sus brazos. Yo me refugié en ellos.

Y hemos llorado los dos juntos.

Y era tan dulce el llorar así, sintiendo que en nuestras mejillas se confundían las lágrimas de los dos, tan dulce, tan dulce; era una sensación de alivio tan grande, como nunca la había sentido hasta entonces, como nunca te la podría explicar. . .

Ahora Ramiro duerme, y yo te escribo desde una mesita de su dormitorio, mirándolo a cada instante, vigilando su sueño, levantándome de puntillas a cada rato para arreglarle una almohada, para cerciorarme de que su respiración es tranquila.

¡Oh! Si esto pudiera continuar, si Ramiro pudiera seguir siempre así, aunque no sanara, pero viviendo. . . ¡qué dichosa sería yo dejando transcurrir mi vida a su lado! . . .

Pero tengo miedo, Beatriz, tengo mucho miedo . . .

Celia.
Inicio
<<< 78 >>>
 

Índice de las cartas

Cuentos de Amor

Literatura Erótica

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)