AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Marcelo Peyret en AlbaLearning

Marcelo Peyret

"Cartas de amor"

Carta 72

Biografía y Obra

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Albeniz - España Op. 165, no. 2 "Tango"
 

Carta 72

De Enrique Varela a la Señora Celia Gamboa de Asparón

OBRAS DEL AUTOR
Cartas de amor (82)
Cartas

ESCRITORES ARGENTINOS

Abelardo Castillo
Adolfo Bioy Casares
Alejandra Pizarnik
Alfonsina Storni
Ángel de Estrada
Arturo Giménez Pastor
Bernardo Kordon
Eduardo Wilde
Enrique Anderson Imbert
Esteban Echeverría
Federico Tobal
Germán Berdiales
Héctor A. Murano
Joaquín Gómez Bas
José Hernández
Jose Luis Borges
Jose María Jordán
Leopoldo Lugones
Manuel Mujica Láinez
Manuel Rojas Sepúlveda
Marcelo Peyret
Martín Gil
Miguel Briante
Oliverio Girondo
Pedro Bonifacio Palacios
(Almafuerte)
Ricardo Güiraldes
Ricardo Rojas
Roberto Arlt
Roberto Jorge Payró
Silvina Ocampo

 

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos de Amor y Desamor
Cuentos de Navidad
Misterio y Terror
Textos Paralelos Bilingües
<<< 72 >>>

Señora:

Ramiro está agonizando. En esas circunstancias, he creído de mi deber interceptar su última carta y leerla yo antes de dejarla llegar a sus manos, pues una impresión fuerte le sería fatal. Por eso, señora, no he dejado que su carta llegue a su poder. Hay en ella amargura y dolor suficientes para matarlo. Y usted no puede querer eso.

No tome usted a mal mi injerencia. Ramiro es mi hijo, y usted, a quien él tanto quiere, ocupa también en mi corazón el lugar de una hija. Vea, pues, en mí a un padre, pues su abnegación, su sacrificio y el gran amor que profesa a Ramiro le dan amplios derechos sobre mi afecto.

Y ahora, hija mía, pasemos a su carta.

Para Ramiro, su visita sería la más grande, la más inalcanzable de las dichas. Continuamente, en momentos en que la fiebre lo hace delirar, la nombra y la llama. A veces cree sentirla a su lado, y veo pintarse en su rostro una expresión de dicha tal, que es la demostración más evidente de la intensidad de su cariño.

Puede decirse que aun vive, sostenido por la alegría que le han producido sus últimas cartas. Cuando él ya la creía una extraña en su vida, usted ha tenido la generosidad de volver a él, endulzándole sus últimos momentos. Pero a pesar de todo, a pesar de ese gran cariño, a pesar de la gran dicha que causaríale su visita, creo interpretar sus sentimientos y sus deseos rogándole que no venga.

Mi pobre hijo está perdido. Trate de salvarse usted, hija mía, refrenando su dolor, acallando su pena y tratando de reconstruir su vida al lado de su marido. Nada se remediaría si usted viniera, y en cambio usted tendría que sufrir mucho después.

Mi egoísmo de padre no llega hasta el punto de permitir su generoso sacrificio. Es necesario resignarse y aceptar la suerte que nos ha deparado el destino. Se lo digo yo, hija mía, que soy padre, que no tengo a nadie más que a Ramiro en la vida, a ese pobre muchacho en el que está reconcentrado todo mi afecto, toda mi existencia. Se lo digo yo, que daría hasta la última gota de mi sangre para evitarle una pena o producirle la más ligera satisfacción, yo que consideraría una merced del cielo, la más ansiada, la más grande, la más dulce, el poder morir para que él viva, el poder reconstruir su dicha a fuerza de sufrir yo mismo los tormentos más horrorosos, los dolores más lacerantes.

¡Oh! ¡Si me fuera dado tomarlo entre mis brazos, como cuando era pequeño, apretarlo contra mi pecho y transmitirle toda la vida que me queda y que a él se le está concluyendo!

Si Dios fuera justo permitiría que fuese yo el que muriera para que él siguiera viviendo, que yo padeciera, para que él gozase. . . porque así los dos seríamos más felices: él, gozando de la vida y de su cariño, hija mía, y yo con el goce voluptuoso de sufrir por causa suya.

¡Pobre hijo mío! ¡Qué mala es con nosotros la vida!

Señora: He interrumpido esta carta porque me ahogaba el llanto, y he llorado, he llorado mucho antes de poder reanudarla. Pues bien: A pesar del inmenso cariño que le profeso a Ramiro, a pesar de mi enorme desesperación, a pesar de mis infinitos deseos de proporcionarle la alegría de su visita, le ruego que no venga, que no se sacrifique usted.

Y lo hago porque sé que cuando en el primer momento lúcido se lo diga a Ramiro, él va a aprobar mi conducta y va a agradecérmelo.

Y ahora, hija mía, reciba usted todo el afecto paternal de

Enrique Varela.

Inicio
<<< 72 >>>
 

Índice de las cartas

Cuentos de Amor

Literatura Erótica

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)