AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Marcelo Peyret en AlbaLearning

Marcelo Peyret

"Cartas de amor"

Carta 29

Biografía y Obra

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Albeniz - España Op. 165, no. 2 "Tango"
 

Carta 29

De Ramiro Varela a Alberto Ponce

OBRAS DEL AUTOR
Cartas de amor (82)
Cartas

ESCRITORES ARGENTINOS

Abelardo Castillo
Adolfo Bioy Casares
Alejandra Pizarnik
Alfonsina Storni
Ángel de Estrada
Arturo Giménez Pastor
Bernardo Kordon
Eduardo Wilde
Enrique Anderson Imbert
Esteban Echeverría
Federico Tobal
Germán Berdiales
Héctor A. Murano
Joaquín Gómez Bas
José Hernández
Jose Luis Borges
Jose María Jordán
Leopoldo Lugones
Manuel Mujica Láinez
Manuel Rojas Sepúlveda
Marcelo Peyret
Martín Gil
Miguel Briante
Oliverio Girondo
Pedro Bonifacio Palacios
(Almafuerte)
Ricardo Güiraldes
Ricardo Rojas
Roberto Arlt
Roberto Jorge Payró
Silvina Ocampo

 

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos de Amor y Desamor
Cuentos de Navidad
Misterio y Terror
Textos Paralelos Bilingües
<<< 29 >>>

Querido Alberto:

Vas a burlarte de mí, como siempre. Pero, esta vez será con razón. Por eso te voy a contar mis desventuras. Porque como son hijas de mi escasa habilidad, voy a castigarme dándote motivo para que te burles de mí. Conoces mis dobles amores. Atado por el deseo de Antonieta, esclavo de su carne, mi espíritu, mi juventud se entregaba a la ternura de Celia, novia ideal, puro espíritu, pura alma, y en verdad que no eran dos amores, sino uno solo, completo, que yo repartía entre dos mujeres.

A las dos las quería, pues ambas se complementaban para formar el ideal de la mujer completa. Y vivía feliz, repartido entre el cariño de una y los arrebatos de la otra. Alternativamente podía gustar la caricia que enloquece y la inocencia que intimida.

Pero nada dura en esta vida. Antonieta sospechó siempre de mí, de la existencia de mi otro amor, e hizo todo por combatirlo. Yo he procurado en vano convencerla de que no había nada. Una vez me enojé y me fui. Esa tarde hizo una tentativa de suicidio, que me llevó nuevamente a sus brazos. Luego pareció acostumbrarse a la idea de compartirme y . . . es molesto, difícil de decir, pero poco a poco fue ganándose mi confianza, hasta hacerse mi confidente.

— Yo te quiero un poco maternalmente — me decía. — ¡Hay tanta diferencia de edad entre nosotros! Cuéntame todo. Prefiero saberlo a imaginar otra cosa. Verás cómo seremos buenos amigos.

iAh! ¡Qué mal hice en confiarme I Poco a poco, dándome consejos, excitando mi amor, fue envenenándolo hasta desnaturalizarlo, hasta convertirlo en una pasión avasalladora, que exige saciar la sed de deseo que hasta entonces no había sentido.

Mi novia fue convirtiéndose en mujer, fui viendo en ella encantos que hasta entonces no me preocuparon. Comencé a imaginar escenas que antes me hubieran horrorizado, y cuando, enloquecido, me arrojaba en los brazos de Antonieta, era a Celia, a la dulce Celia de mis sueños, a quien poseía.

Y es claro, el ídolo cayó de su pedestal. Ahora la deseo, la deseo locamente, con un deseo que ha matado mi amor primero.

La pobre chica se defiende aún, pero también está envenenada por mis caricias, por las caricias que por mi intermedio llevan hasta ella la maldición de la otra . . . Ahora me ha escrito una carta que me ha conmovido. ¡Pobrecita! Me habla de mi madre, para oponer una valla a mis entusiasmos. Yo he cedido, prometiéndole no volverle a pedir nunca lo que siempre debe negarme. Pero sé que es inútil, que no podré cumplir mi palabra.

Ahora es ella para mí como la otra, carne que esconde secretos que ansío, siendo, además, mil veces más apetecible, pues me está vedada.

Y si algún día la hago mía, si algún día la equiparo a la otra, entones sí que la habré perdido para siempre, pues no podrá luchar con la otra, sabia poseedora de mil artificios, conocedora de mil secretos que enloquecen.

¿Qué puede hacer ella, pobre chica, buena e ignorante al lado de la otra, perita del amor y de la lujuria?

¿Y yo?  Yo ya no sé lo que me pasa, ya no veo diferencias, pues mi deseo está encendido y no lograré apagarlo nunca.

Celia está destinada a no disputarme a Antonieta. Si no cede, sé que voy a alejarme. . . y si cede. . . también me alejará la desilusión, pues la otra, la novia de mi pureza, habrá muerto ya en el derrumbamiento de todos mis idealismos.

Ramiro.

Inicio
<<< 29 >>>
 

Índice de las cartas

Cuentos de Amor

Literatura Erótica

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)