AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Emilio Carrere en AlbaLearning

Emilio Carrere

"El cornudo"

Biografía de Emilio Carrere en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Falla - El Sombrero de Tres Picos - 4: Danse du Corregidor
 

El cornudo

OBRAS DEL AUTOR

Agua-fuerte de hoy
El cornudo
Madama Falansteria
 
REVISTAS

"Caras y Caretas"

Como usted lo diga
El abogado de la colonia
Entre la vida y la historia
El beso de la monja
La Navidad del extranjero
 

"Flirt"

Agua-fuerte de hoy
El confesor confesado
El diablo confesor de monjas
El disfraz inaudito
El sacristán y la cortesana
El senor de Magaz
El vampiro
Fray Damián y sus devotas
La amante de Santiago
La condesa Marina
La chula de Amaniel
La idea salvadora
La mano de mármol
La moral bien analizada
La nueva psicología del amor 1
La nueva psicología del amor 2
La que envejeció tres veces
La vestal
Las astillas
Los pecados sin perdón
Los recién casados y los bandidos
Madama Falansteria
Petición de manor
Por qué engañan los hombres a las mujeres. Para variar
Por qué engañan los hombres a las mujeres. Por bonitas
Por qué engañan los hombres a las mujeres. Por feas
No hay que pervertir los números
Senos. Las criadas
Senos. Senos de viuda
Una mala mujer
Una recompensa bien ganada
y apaleado...Confesiones de un paje
 

"La Diana"

El organillo de la muerte
 

"La esfera"

Una aventura de amor
 

"París alegre"

El zapato blanco
 

"Vida galante"

El tuerto ciego
El paraiso rehusado
 
 

Calleja penumbrosa, escalera silente, dueña discreta con un manojo de llaves a la cintura; silencio amable en un hostal del placer oculto. Alfredo estaba inquieto, temeroso.

—¿Nos habrá seguido? He notado algo raro, hoy, en tu marido.

Luisita sonreía.

—¿Tienes miedo?

Y le mordió en los labios hasta hacerle sangre. Después comenzó a desnudarse con la desenvoltura de una cocota.

—¿Tú quieres algo a tu marido? Es bueno.

Ella sonrió desdeñosa.

—Ven, acuéstate; no seas estúpido. Desde que te conocí tengo el capricho de estar muy arropadita en la cama, siíjtiendo tu calor.

¡El capricho! Él había sentido algo más por aquella mujer cuya alma se iba abriendo poco a poco, ante él, como una flor podrida de lujuria.

Se oyeron voces destempladas, clamor de disputa en la escalera. Alfredo, muy inquieto, deshizo la amante lacería. Una profesional del amor que acaso regañaba con la celestina.

Silencio.

Una puerta que cruje, voces discretas, ruido de besos. Silencio.

Luisita, inalterable, le clavaba sus pupilas claras y magnéticas.

—Y si viniera él, ¿qué? ¿Le tienes miedo?

Alfredo quiso sonreír, fanfarrón. En el fondo le daba un poco de miedo aquel hombre leal, enamorado y hercúleo. Ella sonreía, sonreía, como si la halagase la idea de una probable sorpresa.

Sonó el timbre de la puerta de entrada. Tornaron las voces, el tráfago de la disputa. Sonaban pasos en la escalera; firmes, tranquilos, adelantaron por el corredor. Se detuvieron en la puerta de la alcoba. Giró el picaporte. Los amantes se alzaron, lleno él de estupor, fría, impasible, acaso un poco pálida, ella. En la puerta, en unión de la celestina, apareció el marido, correcto, sereno.

Miró a Alfredo fijamente, clavándole los ojos llameantes con el brillo metálico del acero.

—¡Vayase usted!

¿Qué hacer? Él no debía dejar indefensa a su amante, que tendida en la cama, pálida, marmórea, contemplaba la escena con sus ojos malignos y dorados. Su deber era morir por ella si fuese preciso.

—¡Vayase usted!—repitió.

Y a pesar suyo Alfredo obedeció y salió al pasillo. Aguardó con ansiedad. Un gran silencio.

Al cabo de un rato, extrañado de no oir el estallido de la tragedia, se acercó de puntillas y atisbó por la puerta entornada. Luisa, en el lecho, en la misma postura, indiferente, hermosa, divinamente desnuda, con una impasibilidad trágica. El marido, de bruces sobre la almohada, lloraba silenciosamente, desgarradamente, con un dolor bárbaro, sin palabras, sobrehumano.

La tragedia de aquella alma no estallaba ruidosamente: iba por dentro, abrazada a su grande y triste amor, como a una víbora ponzoñosa. Alfredo vio aquel llanto de angustiosa grandeza, llanto de tragicomedia, dolor de los cornudos que tanto hace reir a la gente. Y pensó que el cornudo era la única figura noble de aquella farsa miserable.

Publicado en “Flirt" (Madrid). 21/9/1922, no. 33

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos de Amor

Literatura Erótica

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"El artículo 438" de Carmen de Burgos
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2018 AlbaLearning (All rights reserved)