AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |

Serafín Adame Martínez en AlbaLearning

Serafín Adame Martínez

"La primera aventura"

 

 
 

[ Descargar archivo mp3 ]

 
 
 

La primera aventura

OBRAS DEL AUTOR
La primera aventura

LE PUEDE INTERESAR
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos y Leyendas Populares
Cuentos de Navidad
Cuentos de humor
Misterio y Terror
Poesía
 

— ¿Tú crees que voy bien?...

— ¿Cómo bien?... ¡Excelente, chico, excelente! Como que vas
a llamar a gritos la atención.

Juan Uceda sonrió complacido del adulador comentario, y se lanzó a la complicada tarea de anudar el lazo de la corbata. Pablillo, el estudiante más desaplicado y simpátic o entre cuantos simpáticos y desaplicados llenan los claustros de la
Universidad madrileña, acabó de sorber su caté, y acudió presuroso a enfundar en el frac el cuerpo de su amigo.

— Gracias, Pablillo—agradeció éste—. Tú eres mi Providencia; tú vas a hacer que pase una noche inolvidable, al conocer por mis propios ojos un baile de Carnaval.

Porque Juan Uceda, hijo de uno s campesinos de Arévalo, era la inocencia personificada.

Cuatro años llevaba aprobados de la carrera de Derecho, y su vida en aquellas cuatro temporadas madrileñas se había limitado a asistir a las clases con increíble puntualidad y a los teatros en las tardes domingueras, pues las otras las consagraba por entero al estudio detenido de las asignaturas.

Pero al entrar en el quinto año, tropezóse de manos a boca con
Pablo Salcedo — Pablillo para todos—, suspenso del curso anterior, y tan mal estudiante como buen picaro, que intimó en seguida con Uceda, atraído por la bolsa inagotable y pródiga del castellano, y le fue iniciando en el mundo reducido de la juerga y el vicio cortesanos. Cuando supo que Uceda no tenía sino una remota idea de lo que pudiera ser un baile de máscaras, se
indignó seriamente.

— Pero... ¿tú llevas cuatro Carnavales en Madrid sin haber ido ni
a un baile de la Comedia? ¡Ah, no!...¡Eso no puedo yo tolerarlo! ¡Te prometo que este Carnaval vas a uno!

No intentó resistirse el provinciano; Pablillo le gastó unos cuantos billetes, y la tarde del domingo de Carnaval se presentó ante su vista con un envoltorio que exhibía triunfador.

— ¡El frac, Juanuco!... ¡Ya tienes frac!...

Y melancólicamente añadió:

— ¡Vas a divertirte... y yo quizás no cene esta noche!... Mi patrona no tiene entrañas ni paciencia.

— Pues ¿qué te ha hecho?

— Despedirme, despedirme impíamente, porque desde mediados
del curso anterior no ve una peseta mía. (Como si fuese culpa mía y no de la ruleta el que yo no tenga dinero!

— ¡Bah!... No te apures: hoy cenas a mi costa y duermes en mi
cama. ¡Cualquiera sabe a que hora volveré yo!

Pablillo agradeció aquello; cenó con él, le ayudó a vestirse, y mientras Juan se cepillaba el hongo, empezó a acostarse. Uceda tiró una última puñalada al espejo, se volvió a Salcedo, que se estiraba gozoso, sintiendo la blanca caricia de las sábanas, y le sonrió:

— ¡Que descanses!...

— ¡Y tú, que te diviertas! — repuso el interpelado, apagando la luz y embozándose por completo.

 

* * *

Desilusionado, aburrido, Juan Uceda fue a sentarse en un rincón
del foyer; empezaba el descanso, y las parejas, bulliciosas y retozonas, abandonaban la sala en busca de una mesa del restaurante.

— Cada oveja va con su pareja — pensó —. Solamente yo estoy sin la mía.

Miró el reloj: eran las tres y media dadas. ¿A qué esperar ya? Lentamente se dirigió al guardarropa.

Se vio interrumpido en su camino: una máscara vestida de pierrot se le abalanzó al cuello, y una voz femenina, disfrazada y
melosa , murmuró en su oído:

— ¿No me conoces, nene?...

La miró a los ojos, pues el antifaz ocultaba su rostro por entero, y creyó reconocer aquell a mirada; instintivamente pensó en Laura , la modistilla ardiente y enamoradiza, que le dejó por un cadete a los ocho días de relaciones.

— No te conozco — respondió—. Pero, seas quien seas, me alegro de encontrar a una mujer bonita que quiera cenar conmigo. Porque tú querrás cenar y serás una mujer muy bonita, ¿no?

Rió la mascarita, y acariciándole la mejilla, contestó:

— Yo no sé si soy guapa, tontín. Tú lo verás... luego.

Se encalabrinó el provinciano, y la cena fue digna de Lúculo; cuando, a los postres, pretendió arrancar aquel pedazo de seda que velaba el rostro de la muchacha, en vano intentó ella resistirse: cayó el antifaz, y surgió ante la vista de
Uceda el rostro de... Pablo Salcedo.

— ¿Tú?... ¿Eres tú?... — balbuceó asombrado.

— El mismo. ¿No me dijiste que esta noche cenaba a tu costa? Pues
he cumplido tus deseos.

—Nunca pude esperar esto de ti...

— Pero, hombre, si lo he hecho con la mejor intención... Pensé que las mujeres alegres, que casi no te conocen, no habían de buscarte, y no quise que en este tu primer baile no gozases también la primera aventura. ¿Ves cómo soy un buen amigo?

Pero Uceda se había repuesto de su sorpresa; el campesino rencoroso y engañado resucitó en él y:

— Lo que tú eres es un sinvergüenza — gritó —, que no mereces
más que esto...

Una bofetada resonó estruendosa; cuando, al estrépito, el camarero acudió presuroso, Pablillo, que se había colocado de nuevo el antifaz, le dijo con su voz más aflautada:

— No pasa nada. El señor, que llama para pagar... ¿Verdad, rico? Y acarició otra vez la mejilla de Uceda, ante la sonrisa picaresca del mozo.


Buen humor (Madrid). 26-2-1922, no. 13

Inicio
     
 

Índice del Autor

Humor

Revistas

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
Emilia Pardo Bazán
Federico García Lorca
Amado Nervo
Carmen de Burgos
 
Especial
"Los huesos del abuelo" de Carmen de Burgos
"D. Jeckill y Mr Hyde" de R. Louis Stevenson
"El diablo desinteresado" de Amado Nervo
"La casa de Bernarda Alba" de F. García Lorca
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de Emilia Pardo Bazán en AlbaLearning - Centenario Federico García Lorca Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

©2021 AlbaLearning (All rights reserved)