AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Alfonso Pérez Nieva en AlbaLearning

Alfonso Pérez Nieva

"La torre de las golondrinas"

Cuentos blancos

Biografía de Alfonso Pérez Nieva en Wikipedia

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Tchaikovsky - Album for the Young Op.39 - 8: Waltz
 
La torre de las golondrinas

OBRAS DEL AUTOR

Cuentos

El trombón
La torre de las golondrinas
Las campanadas de la Pascua
La venganza de los Franciscanos
 
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos infantiles y juveniles
Cuentos de Navidad
Cuentos de misterio y terror
 

I

Le Ferme des Hirondelles llamaba todo el mundo a la hacienda en aquel lejano rincón de Argelia y en verdad que tal título del «Cortijo de las Golondrinas» veníale pintiparado a la rústica casa, porque sólo Dios sabía el sinnúmero de avecillas que allí tenían su alojamiento. Realmente la finca parecía estar construida para ellas, y así se aseguraba en el país y como prueba incontrovertible señalábase, por la gente, un detalle extraño de la heredad; una torre.

Efectivamente, se alzaba en un costado de la casa y era una verdadera torre de iglesia, derecha y alta, sin otros huecos, en sus muros, que las ventanitas necesarias para la luz de la escalera. En cambio, por arriba, terminaba de un modo singular. Su tejado no descansaba directamente sobre las cuatro paredes, sino sobre cuatro vigas que surgían en los ángulos y que dejaban un espacio abierto, como de un metro, entre el techo y la fábrica. Por dentro formaba una gran nave cruzada por multitud de viguetas, constituyendo un amplio camaranchón la que pudiera decirse cabeza de la torre.

Toda esta alta gran nave hallábase poblada de nidos de golondrina colgados donde quiera, entre el maderamen. Eran muchos, unos antiguos, ya secos, como abandonados, quizás casas por las que pasó la muerte; otros recientes, frescos, revelando la Vida actual vigorosa. Colgados aquí y allá, esparcidos por entre las viguetas, daban al camaranchón un aspecto extraño: diríase un camaranchón cubierto de verrugas. En el buen tiempo era una fiesta la torre. Sin duda en los aires había cundido la nueva de aquel inesperado hotel y de sus comodidades, de que allí tenían la entrada franca sin que nadie las molestara, y cuando el frío las echaba de otros países, poco menos que a picotazos se disputaban un albergue en el camaranchón blanco y silencioso.

Ofrecía entonces la torre un espectáculo encantador, tan alta, tan derecha, tan blanca, como una especie de minarete de los que se erguían en las mezquitas del país y a todas horas rodeada de golondrinas que Volaban y revolaban a su alrededor, o que entraban o salían por el hueco abierto bajo el techo. Formaban así una especie de diadema de alas azules, siempre agitándose en torno a las rojas tejas, y siempre entonando un coro de pitidos, agudos y silbantes, como un himno de amor al Todopoderoso que no sólo les daba el sereno espacio, las aguas claras, los prados Verdes y los insectos de sebo, sino que ogaño las había sorprendido, al volver a África, con aquel seguro refugio donde tan cómoda y seguramente podían acoplar sus nidos, y donde no sólo contaban con un abrigo, sino con un abrigo en el que sus casitas de barro estaban libres de las acechanzas de los rapaces.

Todo era obra de aquel señor del pelo blanco, que se complacía en verlas volar, con cariñosa mirada, hurtándose unos momentos a la labor del cortijo, al incesante tráfago de carros y bestias trayendo o llevando el grano de las praderías, al ir y venir de gañanes, ya españoles, levantinos, de blusa de lienzo, otra especie de golondrinas que vivía de la hacienda de la torre, ya moros marroquíes, de parda chilaba, que también buscaban un pedazo de pan en la comarca hermana, ya indígenas, argelinos, de blanco jaique, nacidos entre las palmas que orillaban la alquería.

Ya sabían todo esto las golondrinas; ya sabían que en aquella casa se las reverenciaba como a cosa sagrada; ya sabían que el cortijo era propiedad de aquel señor de pelo blanco, el español, como le denominaban, por su procedencia, en el contorno, una verdadera providencia para la comarca, al lado del cual no había miserias, ni bracero a quien no diera trabajo, ni mendigo a quien no socorriera, y hasta sabían el por qué de aquella torre tan alta y tan blanca y tan cómoda y que efectivamente estaba levantada y exprofeso, con el fin de que las aves viajeras contaran con un asilo seguro donde criar a sus hijos.

II

—Sí, señor—me contaba el anciano dueño del cortijo de la torre;—ese minarete está levantado a posta para las golondrinas como prueba de gratitud a una de ellas, a la que debí mi salvación en días adversos. A los doce años, muerto mi padre, pastor de profesión, le reemplacé en la guarda de los ganados. Me restaba mi madre que se dedicaba a la labranza. Vivíamos no ya pobremente, sino miserablemente, pero al cabo vivíamos. He aquí que mi amo vende sus bestias y yo me quedo reducido al escaso jornal de ella, de la pobre mujer que me había llevado en sus entrañas. Y muere a su vez y me encuentro yo a los dieciséis de edad, huérfano y sin otra renta que el día y la noche. ¿Qué hacer? Los vecinos me atendieron al principio, pero se necesitaban a sí propios, y al cabo, el tiempo andando, comprendí que había que tomar un partido. ¿Sabe usted quién me lo inspiró? Una golondrina, de la que se valió Dios para señalarme el camino.

Se alojaba en nuestra cocinita que nos alegraba con su presencia. Aquel año ¡fue providencial! no emigró. Hubiérase creído que se quedaba a hacerme compañía compadecida de Verme solo. Con su Volar y revolar fue dejando caer en mí la idea de marcharme por ahí a ganarme la vida. No tenía nada seguro, no sabía lo qué iba a hacer, pero tampoco las aves viajeras saben de antemano como las va a ir. Y cuando ella se largó yo me ausenté de mi pueblo, me trasladé a Alicante, hallé allí colocación de «chico» en un velero que partía a Oran. En Orán fui limpiabotas y recadero. Dediquéme luego al campo. Dios me ayudó. Primero peón, después capataz, al fin hacendado. Me casé, tuve familia, soy rico y en prenda de gratitud profunda, en la primera finca de campo que poseí— vuelvo a repetírselo—levanté esa torre exclusivamente para refugio de las que me dieron la fe para luchar.

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos Infantiles y Juveniles

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)