AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Luis María Jordán en AlbaLearning

Luis María Jordán

(1883 - 1933)

"El príncipe Mamboretá"

Biografía de Luis María Jordán

 
 
[ Descargar archivo mp3 ] 10:00
 
Música:Clementi - Sonatina Op.36 No.1 in C major - 2: Andante
 

El príncipe Mamboretá

MÁS DEL AUTOR
Brazo de hierro
El canario
El príncipe Mamboretá
El sacristán
La nena
La princesa Rosalinda
Rosita
 

OTROS ESCRITORES ARGENTINOS

Alejandra Pizarnik
Alfonsina Storni
Ángel de Estrada
Bernardo Kordon
Eduardo Wilde
Enrique Anderson Imbert
Germán Berdiales
Héctor A. Murano
Joaquín Gómez Bas
Jose Luis Borges
Jose María Jordán
Leopoldo Lugones
Manuel Mujica Láinez
Manuel Rojas Sepúlveda
Marcelo Peyret
Martín Gil
Miguel Briante
Oliverio Girondo
Pedro Bonifacio Palacios
(Almafuerte)
Ricardo Güiraldes
Ricardo Rojas
Roberto Arlt
Roberto Jorge Payró
Silvina Ocampo

 

LE PUEDE INTERESAR
Humor
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos y Leyendas Populares
Cuentos de Navidad
Misterio y Terror
Poesía
 

Aquella mañana el Príncipe Mamboretá se despertó de mal humor, tan enojado, que ni siquiera dio orden de que le arreglaran la pequeña embarcación en que recorría el territorio cuando estaba harto de fiarse al vuelo de sus alas. (La embarcación del Príncipe Mamboretá era una monada de botecito construido con una cáscara de nuez que le servía de quilla, y un pétalo de jazmín que servíale de vela: como jarcias, se utilizaba, generalmente, unos hilos de araña)...

Pero aquella mañana el Príncipe se levantó tan taciturno que hasta postergó para las horas de la tarde la cotidiana visita a Su Majestad la Reina de las Abejas y a Su Alteza, el moscardón de alas tornasoles. Todos los habitantes del reino y los de las comarcas adyacentes hacían los más variados comentarios acerca del enojo del Príncipe, que atribuían a una inexorable melancolía. Las más jóvenes y bellas damas de la familia Mamboretá esforzábanse, inútilmente, en descifrar el secreto del Príncipe y la angustia de éste no podía ser atribuida a tormentos de amor, porque cualquiera de ellas, o todas juntas, se habrían ofrecido solícitas para satisfacer sus más mínimos caprichos. Algunas Avispas — eternas murmuradoras — decían que Su Alteza estaba enamorado de una mariposa azul; y este rumor, que evidentemente era falso, fue recogido y propalado a los cuatro vientos por la opulenta familia de las Hormigas Coloradas.

Sin embargo, pesares de índole muy distinta atormentaban el corazoncito cristalino del Príncipe Mamboretá. (No es de extrañar que el Príncipe Mamboretá tuviera corazón ni de que éste fuese cristalino, porque hasta los hombres, siendo menos benevolentes que él, tienen también aquél órgano inútil).

Desde el día anterior, sus subditos notáronle profundamente triste, con una tristeza tan honda, que por la noche había rehusado asomarse a las ventanas de su casita de hojas de madreselva para escuchar, como otras veces, las vibrantes serenatas de su amigo el Grillo.

Quizá el Príncipe había recibido algún mensaje secreto en el que le comunicaran irreparables acontecimientos, o tal vez su vieja camarada, la Emperatriz de las Hormigas Negras, habíale manifestado sus temores acerca de una probable invasión de Langostas...

Pero éstas eran simples conjeturas. Lo verdaderamente cierto era que el Príncipe languidecía de tedio y que rehusaba hasta tomar alimentos, habiéndose negado repetidas veces a beber una gotita de agua que le trajo en sus alas un bello Escarabajo color granate. Se sabía también que en la tarde anterior el Príncipe había volado mucho y que llegó hasta el centro de una ciudad en la que moraban hombres de nuestra raza. Tal vez algún picaro viejo habíale aprisionado entre los dientes de una pinza, o algunos crueles escolares apretado la cintura para que él, levantando en el aire sus dos patitas finas, les indicase en dónde estaba Dios. Y así transcurrieron muchos días sin que nadie supiera la verdadera causa de la amargura principesca. Hasta que una tarde — una de esas Cucarachas verdes que todo lo saben porque Viven en perenne contacto con los hombres — trajo hasta el país de los insectos un rumor muy grave, según el que se explicaba perfectamente los motivos de aquella congoja que amenazaba convertirse en eterna.

La Cucaracha dijo que los más sabios de todos los hombres habíanse reunido en una magna asamblea, tan numerosa como las que realizan frecuentemente las Hormigas y que después de mucho deliberar y de más discutir, habían llegado a la conclusión de que Dios no existía y de que el mundo era obra anónima, hecha casi a la loca, por una miserable fuerza desconocida. Y el mensajero no pudo explicar mejor porque, en realidad, su idioma no era de los más ricos en palabras de significados abstractos...

El Mamboretá que oyó esto — ya lo oía por segunda vez — abrió ampliamente sus alas traslúcidas y con un largo vuelo de aeroplano cruzó los espacios en medio de la estupefacción y angustia de sus vasallos más adictos.

A la mañana siguiente, notando que no había regresado todavía, varios camaradas salieron en su busca. Después de ir y venir por todas partes, encontráronle ahogado en el océano de agua que puede formarse en la corola de una magnolia. Nadie supo jamás la causa de esta muerte que algunos atribuyeron a una venganza de las hormigas y otros, los más sensatos, a un suicidio. La última conjetura era evidentemente razonable: para qué seguiría viviendo bajo el sol, aquél hermoso Príncipe Mamboretá, si los hombres aseguraban que no había Dios y si el único objeto que él tenía sobre la tierra era levantar al cielo sus dos patitas verdes para señalar a los poetas y a los niños la morada del Padre?

Así murió, desesperado de amargura, aquél hermoso príncipe de talle fino, alas de esmeralda y ojitos de berilo. Sus vasallos lloráronle inconsolablemente y todavía hoy, en el país de las Hormigas, algunas viejas holgazanas, amigas de los cuentos, repiten la leyenda, mientras las otras, caminito vá, caminito viene, van amontonando para los duros meses de invierno, el pan de cada día...

"El Príncipe Mamboretá y otros cuentos de hadas"

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos Infantiles y Juveniles

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)