AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Luis María Jordán en AlbaLearning

Luis María Jordán

(1883 - 1933)

"Brazo de hierro"

Biografía de Luis María Jordán

 
 
[ Descargar archivo mp3 ] 10:18
 
Música:Clementi - Sonatina Op.36 No.1 in C major - 2: Andante
 

Brazo de hierro

MÁS DEL AUTOR
Brazo de hierro
El canario
El príncipe Mamboretá
El sacristán
La nena
La princesa Rosalinda
Rosita
 

OTROS ESCRITORES ARGENTINOS

Alejandra Pizarnik
Alfonsina Storni
Ángel de Estrada
Eduardo Wilde
Enrique Anderson Imbert
Germán Berdiales
Jose Luis Borges
Jose María Jordán
Leopoldo Lugones
Manuel Rojas Sepúlveda
Marcelo Peyret
Martín Gil
Miguel Briante
Oliverio Girondo
Pedro Bonifacio Palacios
(Almafuerte)
Ricardo Rojas
Roberto Arlt
Roberto Jorge Payró
Silvina Ocampo

 

LE PUEDE INTERESAR
Humor
Cuentos Infantiles y Juveniles
Cuentos y Leyendas Populares
Cuentos de Navidad
Misterio y Terror
Poesía
 

Fue el más valeroso de los caballeros de la casa real.

Por eso le llamaban Agesilao, Brazo de Hierro, aunque su verdadero nombre fuese Agesilao Héctor Arturo de la Tour de Boulogne. En algunas ocasiones, el rey le recomendó, en misión secreta, peligrosas empresas y el enviado realizó prodigios, ultrapasando las esperanzas fundadas en su arrojo. Cuando la campaña del Mediodía, fue el único sobreviviente de su batallón y — aunque prófugo audaz — no pudo impedir que lo hiriesen en el rostro con una de esas heridas que parecen aureolas.

Varias veces, por fútiles motivos y aún por simples desacuerdos teológicos, riñó en campo abierto con temibles enemigos, agregando al blasón de su nombre, el brillante prestigio de su valor. Una noche, al volver de una cita, mantuvo cinco encuentros con diferentes caballeros, porque éstos sostenían a grito herido, que las muchachas de Flandes eran más bellas que las del Delfinado. En esa ocasión Agesilao mostró otra vez su valentía y el filo de su espada puso sellos imborrables en los cuerpos de los discutidores.

Amigo de las justas y entusiasta por los lances peligrosos, reunió en el parque de su castillo a todos los jóvenes que en aquella época, se distinguieron en la lid. Y tuvo sobre ellos tal supremacía, que nadie osó disputarle el primer rango, valerosamente conquistado en mil encuentros. Su propio nombre y sus tradiciones familiares obraban en su mente exaltándola hasta una bravura rayana en el delirio. Pero a pesar de sus impulsos temerarios, jamás violó el código del honor, cuyas leyes sabíase de memoria.

Una vez, peleando con cierto gentil hombre sajón de pura raza, éste perdió el estribo en el mismo momento en que Brazo de Hierro se dirigía hacia él y para no utilizar esa ventaja, sofrenó su corcel con tanta violencia que caballo y caballero rodaron mal trechos, bajo el peso de las armaduras. Otro día, en Italia, quebró su lanza para evitar al enemigo una derrota vergonzosa.

Con estos rasgos, su lealtad y bravura crecieron grandemente. En cierta ocasión el Rey le llamó: "mi más heroico paladín'' y la Reina dijo en una de sus reuniones paladianas: "con diez caballeros como Brazo de Hierro podríamos conquistar España y el Piamonte".

Y la fama de Brazo de Hierro traspuso las fronteras y su nombre fué pronunciado con respeto en todas las comarcas de Europa. De vez en cuando, venía desde las tierras lejanas un cumplido homenaje para el esforzado la Tour de Boulogne, caballero de la más pura cepa gala. Con esto y con la frase del Rey, creció su orgullo: entonces sólo consintió en batirse con hidalgos que tuviesen por lo menos cinco generaciones de nobleza y una brillante hoja de servicios.

Luchar con aventureros le hubiera parecido rebajarse. Su sangre debería ser vertida por manos privilegiadas: toda otra lucha se le antojó desigual. Y ésto, naturalmente, le acarreó enemigos. Algunos jóvenes de la nueva nobleza y bastantes bravos de sangre mezclada, trataron en vano de provocarle encuentros, irritando sus iras. Pero sus iras no pasaron de un desdén compasivo.

Una noche volvía solo y sin armas al palacio real. Al atravesar el inextricable bosque de pinos que lo rodea, varios desconocidos le atajaron el paso. Agesilao detuvo su caballo y hundiendo su vista en la tiniebla quiso mirar el rostro de los atacantes. Pero mientras huroneaba atentamente, oyó en la espesura una voz conocida.

— Es el hijo del guarda bosque — pensó. Debe estar divirtiéndose con algunos amigos. Unas palabras vibrantes estremecieron las frondas:

— Apéate, Agesilao, Brazo de Hierro, quiero pedirte cuentas del honor de mi hermana. Se sintió un ruido de aceros y varias espadas relampaguearon en la noche. En el acto vino a la mente del paladín el recuerdo de la aldeana seducida y fingiendo no haber oído, espoleó su caballo, pero un hachazo formidable le volcó de la silla.

— Soy caballero del Rey, bandidos, y si no franqueáis el camino, os haré ahorcar como a perros—, dijo Agesilao, tratando en vano de subir a su potro.

Uno de los de la chusma se le acercó y viéndole desarmado, arrojóle un puñal. Brazo de Hierro, rechazando el acero, escupióle en el rostro.

Esta actitud exacerbó a los otros, que lo rodearon, amenazantes. Agesilao erguido y con los brazos cruzados sobre el pecho se mantuvo inmóvil.

Uno de los villanos le hirió por la espalda para obligarlo a combatir, irritando su dolor y su ira.

— Si no te defiendes te mataremos aquí mismo y colgaremos tu cabeza en las ramas de un árbol. Defiéndete. . .

— Matadme.

— Defiéndete.

— Matadme. ¡La mano de Agesilao Héctor Arturo de la Tour de Boulogne no se enrojecerá jamás con sangre vil! . . .

Cayeron sobre él cuatro estocadas simultáneas y su cuerpo tambaleó.

Cuando estuvo en el suelo, el jefe de la chusma colocóle su puñal a la altura de los ojos, prometiéndole la vida al precio de un perdón. Brazo de Hierro escupióle de nuevo. Entonces cuatro hojas cortantes desgarraron su pecho y la sangre del paladín más bravo de la corte francesa enrojeció el camino. . .

"El Príncipe Mamboretá y otros cuentos de hadas"

Inicio
     
 

Índice del Autor

Cuentos Infantiles y Juveniles

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)