AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |

Rubén Darío

HERMANOS GRIMM

"El hombrecillo rejuvenecido"

Biografía de los hermanos Grimm en Wikipedia

 

[ Descargar archivo mp3 ] 7:33

 
El hombrecillo rejuvenecido
OTRAS OBRAS DEL AUTOR
Cuentos

Blancanieves

Dios te socorra

El abuelo y el nieto

El cuento de los despropósitos 

El dinero llovido del cielo

El flautista de Hamelin

El fornido Juan

El hijo ingrato

El hombrecillo rejuvenecido

Elisa la flaca

El labrador y el diablo

El piojito y la pulguita

El ratoncillo, el pajarillo y la salchicha 

Enrique el holgazán

Hansel y Gretel

Hay que compartir las tristezas y las alegrías

La abeja reina

La bella durmiente del bosque

La brizna de paja, la brasa y la judía verde

La dama duende

La espiga de trigo

La luna

La llave de oro

La madre vieja

La oca de oro

La pícara cocinera

La pobreza y la humildad llevan al cielo

La rosa 

La vieja pordiosera

La viga

Las bodas celestiales  

Las tres hilanderas

Los ducados caídos del cielo 

Los elfos y el zapatero

Los huéspedes inoportunos

Los mensajeros de la muerte 

Nuestro Señor y el ganado del diablo 

Piel de oso

Más Cuentos de Los Hermanos Grimm

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR
Cuentos infantiles y juveniles
Cuentos de Navidad
Cuentos de Misterio y Terror
RECOMENDAMOS

Cuentos Infantiles y Juveniles

En los tiempos en que Nuestro Señor andaba aún por la tierra, entró un anochecer, acompañado de San Pedro, en una herrería, en la que recibió hospitalaria acogida. Un pobre mendigo, agobiado por los años y los achaques, se presentó a la puerta a pedir limosna.

San Pedro se apiadó de él y dijo:

-Señor y Maestro, cura, por favor, a este hombre de sus achaques, para que pueda ganarse su pan.

Dijo entonces Nuestro Señor con dulzura:

- Herrero, préstame tu fragua y ponle carbón. Voy a remozar a este hombre viejo y enfermo.

El herrero obedeció con gusto, y San Pedro se aprestó a manejar el fuelle. Y cuando ya el fuego estuvo encendido y llameante, Nuestro Señor levantó al hombrecillo y lo depositó en la fragua, en medio de la ardiente hoguera. Y el hombre, rojo como un rosal en flor, no cesaba de cantar sus alabanzas a Dios. Después pasó el Señor al depósito del agua, introdujo en él al incandescente hombrecillo y, una vez lo hubo enfriado convenientemente, le impartió su bendición. Y he aquí que el vejete salió ágil, tieso y sano como si no contase más de veinte años.

El herrero, que había presenciado la operación, invitó a todos a cenar. Pero tenía una suegra vieja, medio ciega y jorobada que, dirigiéndose al nuevo jovenzuelo, le preguntó muy seriamente si le había quemado mucho el fuego. Él contestó que en su vida se había sentido tan a gusto; en medio de las llamas parecíale que se estaba bailando en un refrescante rocío.

Aquellas palabras del joven resonaron durante toda la noche en los oídos de la vieja. A la mañana siguiente, cuando Nuestro Señor se hubo marchado, después de dar las gracias al herrero, éste pensó que sabría también rejuvenecer a su suegra, pues había observado muy atentamente todo el proceso de la operación de la víspera, aparte que la cosa entraba en su oficio. Preguntóle, pues, si no le gustaría convertirse en una muchachita de dieciocho abriles y poder saltar y corretear.

- ¡Con toda el alma! - respondió la vieja, recordando lo bien que lo pasara el nuevo jovenzuelo. Así, pues, el herrero encendió la fragua y metió en ella a la mujer; pero ésta todo era retorcerse y lanzar gritos desesperados.

- ¡Cállate! ¿Por qué gritas y te agitas de este modo? Espera, que voy a avivar el fuego.

Y volvió a poner en acción el fuelle, hasta que la vieja quedó convertida en un guiñapo ardiendo. Y gritaba y vociferaba tanto, que el herrero pensó: «¡La cosa no marcha!»; sacóla y la metió en el agua. Allí los gritos subieron de punto, y llegaron a oídos de la herrera y de su nuera, las cuales, precipitándose escaleras abajo, encontraron a la vieja aullando y vociferando, sumergida en la artesa, toda ella encogida y hecha un ovillo, con la cara arrugada y desfigurada. Las dos mujeres, que se hallaban encintas, se horrorizaron de tal modo ante aquel espectáculo, que la noche siguiente dieron a luz dos criaturas que no tenían figura de hombre, sino de mono, y echaron a correr, huyendo al bosque. Y se asegura que de ellas desciende la familia de los monos.

Inicio

ALBALEARNING HOME
HERMANOS GRIMM
CATÁLOGO DE AUDIOLIBROS Y LIBROS
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario Especial de Felipe Trigo en AlbaLearning - Centenario Centenario de Santa Teresa de Jesús - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
OBRAS RECOMENDADAS

Inicio

Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)