AlbaLearning - Audiolibros y Libros - Learn Spanish

| HOME | AUDIOLIBROS | AMOR | ERÓTICA | HUMOR | INFANTIL | MISTERIO | POESÍA | NO FICCIÓN | BILINGUAL | VIDEOLIBROS | NOVEDADES |


Carlo Collodi en AlbaLearning

Carlo Collodi

"Las aventuras de Pinocho"

Capítulo 8

Biografía de Carlo Collodi en AlbaLearning

 
 
[ Descargar archivo mp3 ]
 
Música: Galuppi - Keyboard Sonata no.2 in C major, II. Andantino"
 
Las aventuras de Pinocho

OBRAS DEL AUTOR
Biografía breve de C. Collodi

Las avenruras de Pinocho

ESCRITORES ITALIANOS

Carlo Collodi
Dante Alighieri
Giovanni Boccaccio
Italo Calvino
Luigi Pirandello
Marco Tulio Cicerón
Mateo Bandello
Nicolás Maquiavelo
LE PUEDE INTERESAR
Cuentos de amor
Cuentos infantiles y juveniles
Cuentos de Navidad
Poesía
<<< 8 >>>
     

Gepeto arregla los pies a Pinocho, y vende su chaqueta para comprarle una cartilla.

Apenas el muñeco hubo satisfecho el hambre, empezó a llorar y a lamentarse, porque quería que le hiciesen un par de pies nuevos.

Para castigarle por sus travesuras, Gepeto le dejó llorar y desesperarse hasta mediodía. Después le dijo:

--¿Y para qué quieres que te haga otros pies? ¿Para escaparte otra vez de casa?

--Le prometo a usted --dijo el muñeco sollozando-- que desde hoy voy a ser bueno!

--Todos los niños-- replicó Gepeto --dicen lo mismo cuando quieren conseguir algo.

--¡Le prometo ir a la escuela, estudiar mucho y hacerme un hombre de provecho!

--Todos los niños repiten la misma canción cuando quieren conseguir alguna cosa.

--¡Pero yo no soy como los demás niños! ¡Yo soy mejor que todos y digo siempre la verdad! Le prometo, papá, aprender un oficio para poder ser el consuelo y el apoyo de su vejez.

Aunque Gepeto estaba haciendo esfuerzos para poner cara de fiera, tenía los ojos llenos de lágrimas y el corazón en un puño por ver en aquel estado tan lamentable a su pobre Pinocho. Y sin decir nada, tomó sus herramientas y dos pedacitos de madera y se puso a trabajar con gran ahínco.

En menos de una hora había hecho los pies; un par de pies esbeltos, finos y nerviosos, como si hubieran sido modelados por un artista genial.

Entonces dijo al muñeco:

--Cierra los ojos y duérmete.

Pinocho cerró los ojos y se hizo el dormido. Y mientras fingía dormir, Gepeto, con un poco de cola que echó en una cáscara de huevo, le colocó los pies en su sitio; y tan perfectamente los colocó, que ni siquiera se notaba la juntura.

Apenas el muñeco se encontró con que tenía unos pies nuevos, se tiró de la mesa en que estaba tendido y comenzó a dar saltos y cabriolas como si se hubiera vuelto loco de alegría.

--Para poder pagar a usted lo que ha hecho por mí--dijo Pinocho a su papá--, desde este momento quiero ir a la escuela.

--¡Muy bien, hijo mío!

--Sólo que para ir a la escuela necesito un traje.

Gepeto, que era pobre y no disponía de un perro chico, le hizo un trajecillo de papel raído, un par de zapatos de corteza de árbol y un gorrito de miga de pan.

Pinocho corrió inmediatamente a contemplarse en una jofaina llena de agua, y tan contento quedó, que dijo pavoneándose:

--¡Anda! ¡Parezco enteramente un señorito!

--Es verdad-- replicó Gepeto--; pero ten presente que los verdaderos señores se conocen más por el traje limpio que por el traje hermoso.

--¡A propósito! --interrumpió el muñeco--. Todavía me falta algo para poder ir a la escuela: me falta lo más necesario.

--¿Qué es?

--Me falta una cartilla.

--Tienes razón. Pero, ¿de dónde la sacamos?

--Pues sencillamente: se va a una librería y se compra.

--¿Y el dinero?

--Yo no lo tengo.

--Ni yo tampoco --dijo el buen viejo con tristeza.

Y aunque Pinocho era un muchacho de natural muy alegre, se puso también triste; porque cuando la miseria es grande y verdadera, hasta los mismos niños la comprenden y la sienten.

--¡Paciencia! --gritó Gepeto al cabo de un rato, poniéndose en pie; y tomando su vieja chaqueta, llena de remiendos y zurcidos, salió rápidamente de la casa.

Poco tardó en volver, trayendo en la mano la cartilla para su hijito; pero ya no tenía chaqueta.

Venía en mangas de camisa, aunque estaba nevando.

--¿Y la chaqueta, papá?

--¡La he vendido!

--¿Por qué?

--¡Porque me daba calor!

Pinocho comprendió lo que había sucedido, y conmovido y con los ojos llenos de lágrimas, se abrazó al cuello de Gepeto y empezó a darle besos, muchos besos.

Inicio
<<< 8 >>>
  Índice Obra  
 

Índice del Autor

Cuentos Infantiles y Juveniles

 
 
 

¡Nuevos cada día!

NOvedades en AlbaLearning - Nuevos audiolibros cada día


De actualidad
Cuentos de Navidad *
Misterio y terror *
Literatura erótica para adultos. Guentos galantes. *
Cuentos de amor y desamor para San Valentín *
Colección de Poemas *

Fábulas *
Biografías Breves *
Pensamientos, Máximas y Aforismos *
Especiales
Santa Teresa de Jesús
Cervantes
Shakespeare
Rubén Darío
José Echegaray
José Zorrilla
Amado Nervo
 
Especial
"Confesiones" de San Agustín
"Frankenstein" de Mary Shelley
"Las aventuras de Pinocho" de Carlo collodi
"La leyenda de D. Juan Tenorio" de José Zorrilla
HOY RECOMENDAMOS

Infantiles y Juveniles

Una pareja de enamorados
El joven afortunado
La mariposa

Adultos:

Tristán el sepulturero
La muerte de Salomé
Una noche terrible
AUTORES RECOMENDADOS
Don Quijote - Novelas Ejemplares - Auidiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning William Shakespeare - IV Centenario - Audiolibro y Libro Gratis en AlbaLearning Especial de Rubén Darío en AlbaLearning - Centenario Especial Amado Nervo Especial de José Echegaray en AlbaLearning - Centenario II Centenario de José Zorrilla Carmen de Burgos (Colombine) - Audiolibros y Libros Gratis en AlbaLearning
 
ESPECIALES
Esta web utiliza cookies para poder darles una mejor atención y servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

¿Cómo descargar los audiolibros?

Síganos en:

Síganos en Facebook - Síganos en Twitter - Síganos en Youtube

Deje un mensaje:

Guestbook (Deje su mensaje - Leave your message) Guest-book

Visítenos también en:

Blog  

Podcast Audiolibros

©2017 AlbaLearning (All rights reserved)